Viernes Santo

Son momentos delicados para los cofrades del Viernes Santo. Sobre todo desde que el hermano mayor de Expiración hiciera público el sábado viernes en el Cabildo de hermanos la difícil situación que se está atravesando en la Parroquia de la Castrense. Al día siguiente, el sábado 29 de marzo, a las doce del mediodía, durante el Cabildo de Toma de Horas, el hermano mayor de Expiración, Vicente Rodríguez, en el momento de tomar posesión de su horario e itinerario, sorprendió al resto de hermanos mayores, los miembros del Consejo de Hermandades y Cofradías, al Cabildo Catedral, al concejal de Cultura y a todos los presentes con el anuncio de la posible no salida procesional el próximo Viernes Santo.

Palabras que se clavaron en el corazón, pues no podía ser posible que una de las más señeras cofradías gaditanas, por motivos diferentes a los climatológicos de años anteriores, posiblemente no pudiera realizar estación de penitencia. Tras años mirando al cielo, este año tenemos que mirar hacia quienes tienen en su mano cerrar o dejar abierta una semana más las dependencias de la Iglesia de la Castrense.

En días pasados, oí en la homilía sobre el Evangelio del cuarto Domingo de Cuaresma que Dios nos pide que seamos Santos, que debemos tener un corazón bueno y no solo parecerlo. Somos conscientes del estado de la Parroquia y del peligro que ello conlleva, pero tras dos años y medio, en esta situación, la persona que tiene el poder de tomar esta decisión podría y debería prolongar a una semana o a quince días la apertura de las dependencias de la Parroquia para así poder dar muestra pública de Fe a nuestro Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de la Victoria.

Son momentos difíciles en especial para su junta de gobierno de la que me consta está haciendo todo lo posible para que nuestros titulares procesionen. Una vez más, como en tantas otras, es en los momentos difíciles en los que se ve el corazón bueno de los cristianos. Desde el primer minuto, todas y cada una de las cofradías se han puesto a disposición de la hermandad para todo cuanto puedan poner de su parte para que el Viernes Santo se abran las puertas de la Castrense para que salga a las calles de Cádiz la cofradía.

Como hermana, como cofrade, como cristiana y como gaditana aprovecho esta oportunidad para trasladar públicamente todo mi apoyo, mi ánimo, mi fuerza y mi oración a mi cofradía. Sé que estamos todos sumando esfuerzos, rezos y peticiones para que no se cumpla el anuncio de cierre el próximo Viernes de Dolores. Ahora más que nunca debemos estar todos unidos y apoyar al máximo a esta cofradía todos lo que cada día del año trabajan en la casa de hermandad, los que sólo se acercan a la Castrense cada Viernes Santo y el conjunto de los cofrades.

No alcanzo a imaginar la imagen de un Viernes Santo en nuestro Cádiz sin la cofradía de Expiración en la calle porque las puertas de la Iglesia estén cerradas. Son muchos años como hermana de esta cofradía, es mucha la Fe y la devoción tanto en el Crucificado como en la Virgen de la Victoria. A ella imploro que haga valer el nombre de su advocación para que los cofrades de Expiración podamos hacer nuestra estación de penitencia este próximo Viernes Santo. A ti Señora pido que se encuentre la mejor solución para la continuidad de la Iglesia Castrense, no solo para que podamos hacer estación de penitencia, sino para que se pueda, desde esta Casa de Dios, seguir dando culto y atendiendo a la amplia feligresía evitando un cierre sine die.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario