Ahora que ha pasado la Navidad

Ahora que ha pasado la Navidad, me pregunto qué habrán estado haciendo todos estos días esos a los que yo llamo cristianófobos. Imagino que se habrán tenido que aburrir de lo lindo al no tener nada que celebrar mientras el resto de los españoles hemos conmemorado el nacimiento del Niño Jesús. Porque imagino que no habrán tenido nada que celebrar, claro.

Porque ya me dirán qué tiene que celebrar alguien en Navidad si durante el resto del año se pasa las horas vanagloriándose de su anticlericalismo, despotricando esquina tras esquina de todo lo que tenga que ver con la religión (bueno no, con el catolicismo, que hay religiones con las que no está de moda meterse por mucho que maltraten a la mujer y otras muchas cosas), jactándose de bromas e improperios con aquellos que sí que vamos a Misa, creemos en Dios, tenemos Fe y defendemos los valores que la Iglesia mundial defiende. Pues, efectivamente, no tienen nada que celebrar.

Todavía uno puede hacer un esfuerzo y entender que estos cristianófobos quieran celebrar la llegada del nuevo año y despedir el que afortunadamente se va. Y que para eso se tomen las uvas, se vistan con algo rojo, se emborrachen esa noche y todos esos ritos que todos seguimos. Pero poco más.

Evidentemente, no me estoy refiriendo a esas personas que no crean en Dios y no se consideren católicos desde el respeto a su decisión personal y la decisión individual del resto de ciudadanos y que se sienten arrastrados por la tradición cristiana de celebrar la Navidad. Sabrá quien lee estas líneas que me refiero a ese otro tipo de personas que, al amparo de su derecho a opinar y expresar su opinión de forma totalmente libre, hacen apología de todo lo que signifique eliminar cualquier aspecto de la vida humana colectiva que tenga que ver con lo católico.

Me resulta extraño que estos cristianófobos hayan cantado villancicos dedicados a la Virgen María y al Niños Jesús, que hayan celebrado su Nacimiento con una cena opípara, ropa de fiesta y hayan emulado a los Reyes Magos y que, incluso no hayan reivindicado la eliminación de la fiesta laboral por tal efeméride.

Porque claro, en esta vida hay que ser consecuente con las opiniones que uno tiene y las opciones que decide adoptar.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario