Unos gaditas que se vuelven vascos y dejan las tensiones por un Carnaval más auténtico

Carnaval/Concurso
'Los Doce Gabanna', la última apuesta de la chirigota del Bocu y Rodicio

No es fácil arrancar después de un año “en dique seco”. Un año sabático de observaciones y de meditación sobre el sentido del Carnaval y lo que significa hacer una chirigota. Estas fueron las premisas que plantearon José Rodicio y Juan Antonio Bocuñano, autores de la comparsa 'Los siento Patxi, todo el mundo no puede ser de Esukadi’. Una agrupación que vuelve al Concurso tras ‘Los Doce Gabanna’, chirigota que no cumplió las expectativas de mantenerse en semifinales, aunque “no le guardo ningún rencor a nadie por la clasificación”, según cuenta ‘Bocu’, quien entiende que “estoy muy satisfecho de las posiciones de la chirigota”. Sin embargo, no está tan contento con el ambiente que rodea al Concurso, “no sé qué es, el ambiente, el público, algo que ya no es igual que antes”.  

En Cuartos de Final, la chirigota interpretó un pasodoble distinto, se cambiaron por chirigoteros compañeros del fallecido José Manuel Romero ‘Petra’, cantando una letra homenaje al carismático director. Pese a lo emotivo del momento, la reacción del público fue un tanto apática, quizás fría, como describe Bocuñano, poniendo “un ejemplo claro del ambiente tan extraño”. Quizás sea “porque el Concurso ahora es más abierto, más exteriorizado, por encima de lo gaditano”. Algo que ocurriera también con la figura de “el gato” en ‘Las Fans de los Santos’.

Este ha sido otro de los puntos que han hecho a los autores cambiar el chip, apostando por divertirse más, empezando por ellos mismos. “Es una condición que le hemos puesto al grupo, porque no podemos tener tanta tensión, hay que tomarse las cosas de otra forma”, entiende el chirigotero que sabe “que el trasiego del Falla ya nos irá metiendo en cintura, pero por lo menos que no empecemos tan tensos”.

Sobre el propio Concurso y su forma de verlo, también comenta que la apuesta por la frescura “merece un capítulo aparte”. “Los propios autores le damos más valor a una copla más inmediata pero de regular calidad, antes que una buena letra metida hace tiempo”, denuncia el ex cuartetero, donde sí se era más propenso a meter ese tipo de respuestas. El problema que ve también es que no es una improvisación real, sino “falseada”, ya que “preparan la mosca para que pase y pasa”. “La gente ya sabe que va a cantar una letra a lo que pase un día, horas o minutos antes”, se lamenta el chirigotero.

Este año mantienen la base del grupo anterior, con las incorporación de tres componentes, dos ex de la chirigota de José Guerrero Roldán ‘Yuyu’ (bombo y guitarra) y la incorporación de un debutante en la categoría, Óscar Mariscal. Lo que sí cambian, según nos cuentan, es la manera de ver el Concurso, sin tanta presión y más apostando por el sentimiento de alegría en las tablas. En este sentido, presentarán una chirigota “vasca”, manteniendo a los autores (Rodicio y Bocu) y la dirección, que sigue siendo de José Manuel Person. La quinta agrupación de la nueva etapa, espera alcanzar, al menos, el buen nivel de años atrás, con el recuerdo de aquel buen sabor de boca que dejó ‘Huele a ropero’.