El cuarteto 'El velatorio' de El Libi insufló aire fresco a la modalidad en 1988