Este año no podrá ser

Fue ayer mismo. Buscaba las colgaduras de los balcones porque por la noche pasaba por debajo de mi casa tu Hijo en la advocación de la Sed. Desde casa iban a hacer precisamente esa estación de sus Siete Palabras en la Cruz y quería engalanar los balcones, este año antes de tiempo.

Allí, justo al lado de las colgaduras, se encontraban guardadas las túnicas rojas y blancas de mi hermandad. Sentí precipitadamente esa añoranza que sentiremos, todos los que queremos a la hermandad de la Penas, el próximo Domingo de Ramos.

Este año no habrá planchado de túnicas, no se mostrarán como cartel anunciador colgadas en los armarios anunciando el venidero Domingo. No sentiremos los nervios que aún perduran como cuando éramos niños, cuando nos vestimos en casa para cumplir el rito en familia de salir en tus filas acompañándote.

Pero tú, Niña del Domingo de Ramos, te pasearás por las calles de Cádiz, porque tú y tu Niño de las manos atadas, estarán en el pensamiento de todos los cofrades. Estoy segura que todas las hermandades del Domingo tendrán un recuerdo a tu ausencia en las calles, que no en el corazón de todos los que te queremos. Tú pasearás en el corazón de todos y cada uno de los cofrades que el Domingo de Ramos vistan el hábito; tú pasearás en el corazón de todos los que te esperan siempre en la calle y te contemplarán en los ojos de la Virgen del Amparo y en la lágrimas de la Virgen de la Amargura.

Este año no estarás engalanada en tu paso de palio, pero nuestras almas estarán engalanadas para sentirte más cerca que nunca y volverán a rezarte como cada Domingo de Ramos, un Dios te salve, María de la Caridad.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario