¿Se repite la historia?

Miedo, es lo primero que he sentido al levantarme. Abrir el País y ver la noticia “El ejército toma medidas ante los brotes de radicalismo en sus filas” firmada por Miguel González, me hace estremecerme. Quizás sea más sensible o consciente de estas jugadas por mi campo de estudio, o quizás sea un puro alarmista, pero no me gusta, y me produce pánico. “Brotes ideológicos, religiosos y delictivos” con intrusión de ultraderechistas y ultraizquierdistas. No seré yo quien niegue a un militar tener sus ideas, ni tampoco quien lo coarte en su libertad, pero sí me da miedo que alguien que todos los días maneja un arma (y estas si son de destrucción masiva) pueda adorar en su intimidad a Hitler o Stalin. Más miedo aún me supone la intervención del Estado que quiere apartar a esos militares de zonas militarmente sensibles o claves, porque me recuerda a los destinos de Franco o Varela en vísperas del 36. Seguramente sea un miedica y la situación esté totalmente controlada como el país, como la vida, y asegurada, como el futuro de todos nosotros, pero sigue siendo algo que me produce bastante respeto. Claro el hombre ha avanzado mucho en sus postulados… ¿o no?, en estos 70 años, ¿verdad?, tiene conciencia y sentimientos… ¿no?, es solidario, y se preocupa de los que no tienen nada para que recuperen su mínima dignidad, no es clasista y trata a su vecino como igual, es más nunca lo traicionaría, ¿a qué no?.

El individualismo de Kant en su idea de la Ilustración nos dejó claro que el hombre “egoísta” daría paso primero a un hombre “conforme” que aunque “egoísta” viviría en paz y sociedad porque vería que era lo mejor para sus intereses, y que poco a poco cultivaría su moral. Todo eso ha pasado, si lo decía Kant…. ¿no?, el jacobismo y la crueldad de Robespierre, el caos de las dos guerras mundiales, y la infinidad de guerras civiles son sólo errores dentro de nuestra búsqueda de esa moral… ¿no?, no puede llegar ahora el hombre militarizado y cambiarlo todo, no pueden volver generales ansiosos de poder que se crean los salvapatrias de las costumbres clásicas españolas, primero porque el ejército ya no es lo que era, no tiene poder hombre… no tiene fuerza, la sociedad civil se le echaría encima, una sociedad deseosa de una revolución, de que no se vulneren los derechos de los trabajadores, y que se acabe de una vez por toda con el clasismo imperante… ah, que eso es lo hubo en su día… que por eso pasó todo… que por eso murieron millones de personas… ¡joder!… pues sí que me acojono un poco más.

Venga ya, ¿cómo va a ser la historia cíclica?, eso es un rollo de algún historiador aburrido, no seamos ingenuos. El hombre es una máquina perfecta, el orgullo de la creación y del Dios creador, aunque de vez en cuando salga una oveja descarriada. Seguro, pero seguro, que los de la extrema derecha y los de la extrema izquierda acaban sentándose y dialogando en total armonía, para eso está la razón, que supera al instinto en nuestro ser, estoy seguro que al final todos acaban dándose la mano, estrechando sus lazos y haciendo una sociedad mejor, ¿a qué si?. Estoy convencido que todos conocen nuestra historia, han leído a Unamuno, Gasset, Giner de los Ríos, Lorca, Machado, y detestan los postulados más extremistas de Marx o Mi Lucha.

Claro, nuestra generación es más pensante, más culta, más preparada, menos fanática que la de Lorca, Alberti, Juan Ramón Jiménez, Aleixandre y compañía… aquí no puede pasar nada, ¡qué alarmista he sido con esta reflexión!. Estúpidos conocimientos… debo tomarme menos en serio mi trabajo.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario