Tresdelamadrugá

Hola de nuevo, ¿qué tal estás?

Pues muy bien, otro mes por aquí.

El mes pasado nos despedimos y quedamos en seguir hablando del mismo tema,

Si, si, dime.

Volviendo a tu padre, no solo ha vivido la Cofradía, la Parroquia y el barrio han sido también parte inseparable de su vida.

Que te puedo contar de mi padre, de la Parroquia y del barrio.

La Parroquia ha sido otra de las dedicaciones de su vida, desde que empezó de chico a barrer, hasta ahora que es el Vicepresidente del Consejo Parroquial.

Todos los párrocos que han pasado por allí y que yo recuerde ahora mismo, le han dado toda su confianza desde cuando era pequeño con el Padre Buenaventura García González “el Padre Ventura”, el Padre Luís López Muñoz, el Padre Francisco Carbonell Avecilla, hasta el actual Párroco el Padre Balbino Reguera Díaz, pasando por el Padre Marcelino Martín Rodríguez, el Padre Cecilio Herrera Esteban, el Padre Guillermo Domínguez Leonsegui y los Vicarios el Padre Enrique Marrufo Romero, el Padre Pedro Quintero Pérez, el Padre José Rodríguez López, el Padre Servando José Rojas Caldera y nuestro Director Espiritual el Padre Pedro José Rodríguez Molina.

Hay una anécdota que la cuenta muy orgulloso y es que cuando el Sr. Obispo D. Antonio Dorado realiza una profunda modificación creando nuevas parroquias y por tanto modificando los límites de la demarcación de las mismas, la acera de la finca donde vivíamos en Cristóbal Colón pasa a ser feligresía de San Agustín. A los pocos días saliendo de casa se encuentra en la misma calle al Sr. Obispo que iba acompañado del Superior de los Agustinos y se dirige a ellos, siempre con su peculiar sentido del humor y le comenta a D. Antonio que no sabe lo que ha hecho con él, la cara del Agustino se volvió un poema y cuando le cuenta que ha sido despojado del título de feligrés de Santa Cruz los dos se echan a reír y verbalmente le concede la dispensa de que el piso tercero de la finca y mientras vivan en el algún Garrido pertenecerá a la feligresía de Santa Cruz con el VB del Superior de los Agustinos.

Hasta el 2011 y lo han dicho ellos, ha sido la única persona en la Diócesis de Cádiz que le ha tomado reiteradamente el pelo a los Obispos, D. Tomás Gutiérrez Diez, D. Antonio Añoveros Ataún, D. Antonio Dorado Soto y a D. Antonio Ceballos Atienza. Recuerdo de chico alguna vez que otra que me llevaba a Palacio mientras él pelaba a D. Antonio Dorado.

Fíjate si ha sido y es buena gente, que era también el peluquero de las Hermanitas de los Pobres, cuando tenían la residencia en lo que hoy es el complejo de bloques de la calle Benito Pérez Galdos. Recuerdo que casi todos los sábados cuando salía de trabajar de Astilleros no venía a casa, se iba a la Residencia a comer con los abuelos y sobre todo lo que le pedían era los ratitos de charla en la sobremesa antes de que los pelara, yo no entendía lo que significaba para él le decía pero papá te compensa eso y él me contestaba Manuel José la mayoría están solos y no tienen a nadie que vaya a visitarlos por lo que soy de los pocos vínculos que tienen con el exterior y están faltos de cariño.

Muchas tardes iba con mi madre a recogerlo y si no había terminado las monjas me daban de merendar y jugaba en el gran patio que tenía la Residencia, una tarde cuando llegamos lo vi sentado solo en una sala que tenían las monjas entrando a la izquierda y fui a saludarlo pero no me dejaron entrar, con el paso del tiempo me enteré que era una sala mortuoria y que estaba velando a un abuelo que nadie había ido a verlo en los últimos años. Para que te hagas una idea de cómo es mi Padre.

Y del barrio que te puedo decir, todavía conservamos la máquina de escribir portátil con la que aprendió en la peluquería de la calle Mesón y que le abrió las puertas de Astillero. Al principio empezó en una contrata y después sobre el año 1975 entro a formar parte de la casa.

Esto hizo que la peluquería pasara a abrirla solo por la tarde, como ayuda para la casa y por nostalgia, fue su primer empleo con el que empezó de aprendiz cuando tuvo que abandonar los estudios para ayudar a su madre a sostener a la familia al morir mi abuelo, un 7 de Octubre cuando él tenía 11 años y la Virgen del Rosario Coronada Patrona de Cádiz pasaba por la calle Cristóbal Colón. Desde entonces todo fue trabajo.

Hasta donde llegaba el cariño a su profesión y el amor hacia los demás que recuerdo que muchas noches cuando llegaba a casa, le preguntaba mi madre como ha ido la tarde y él respondía, ha ido. Eso significaba que había pelado a alguien pero no había cobrado por ello. Si preguntas a los viejos del barrio y a los de mi edad que entonces eran los niños que pelaban te dirán como era Manolo, él decía cuando puedan me lo pagarán a mi no me cuesta nada pelarlos y esa o tal familia lo está pasando mal, cuando los padres puedan ya vendrán, y así era tarde o temprano venía y quedaban en paz.

Ahora que estamos inmersos en la declaración de la renta, recuerdo como en la peluquería se amontonaban los sobres para que les hiciera la declaración a medio barrio, entonces no existían borradores ni te hacían la declaración en hacienda y tenías que buscar a alguien que te ayudara y ahorrarte la minuta.

Y de esas reuniones en el Malagueño, ahora aunque un poco más despegado de los 50 años que están cumpliendo, ha sido historia viva de ese bar junto con su gran amigo el yunquerano Paco Gallardo Marín, guardián de las llaves del piso de la Cofradía de la Casa del Almirante.

Una de las estampas típicas del Malagueño era que después de Semana Santa se agolpaban las cajas de las túnicas que los hermanos habían dejado por la mañana, las de por la tarde iban a la peluquería y después el primero que llegaba se las subía a la Casa de Hermandad de San Martín.

De ahí he escuchado mil y una batallitas sobre esas noches de verano cuando al finalizar la jornada se reunían allí viejas glorias de la Cofradía y del Barrio; él, Paco Gallardo Ruiz, Pepe Gene, Andrés García Batalla, Ramón Devesa, Alfonso Ortiz, Juan Escalante, Agustín García, Paco Carnota, Antonio Vela, Jerónimo Sánchez, Pepe Fierro, Ramón Valverde, Antonio Sabiote, y con otros del barrio como Faly Pastrana, Sebastián Pérez Verano, El Letna etc…

También con otros un poco más jóvenes que ellos como Manolo Carballo, Paco y Manolo el de Elena, Manolito el tripa, Pepe el ditero, Manolo el Pinche, Juanangel, Pepe de la “asesoria”, Juan el Gitano, Juani el jorobao, Juan el latilla y otros muchos más.

Y otras batallas, estas ya vividas por mí después de los montajes de la Cofradía tanto en el Malagueño como en la Peña de la Lechuga con Juan Otero y los más noveles Felipe Reyes, Andrés Rodríguez, Paco Gallardo Jr, Selu Arroyo, Diego Mena, Emilio Ortega etc…

Aun recuerdo cuando salía por la tarde de Mirandilla y tardaba más de dos horas en llegar a la peluquería, donde te has metido… era un barrio distinto al que hoy conocemos, afortunadamente hoy se vive con más dignidad pero me gustaría volver a verlo con las casas de ahora y la misma actitud de antes, casas de vecinos con las puertas abiertas, aun con las necesidades de ser un barrio pobre cuando llegaba la hora de merendar estábamos todos invitados, a lo mejor de un bocadillo se sacaban tres partes pero nadie se quedaba sin merendar. Seguramente esa madre que me daba de merendar, había llevado a su hijo la semana anterior a que lo pelara mi padre y no había podido pagarle todavía. Ese era mi barrio, el de las casas de vecino de Mesón 6 de los hermanos Arroyos (Selu, Paco, Milagros y del Pinche) de los Monges y del Polea, el 13 de los Gallardos (Paco, Antonio y Paloma), el 16 de los Reyes (Felipe y Paco), el 5 de Ricardín Pérez, el 1 de Fray Félix con los hermanos Castilla, Abril y Catalán, el 1 del Arco de la Rosa con los Moreras y las hermanas Ferrari, el 3 de con los hermanos Gene (José Manuel, Diego y Javí), el 5 de San Antonio Abad de Enrique Rubianes, el 3 de Posadilla con Jerónimo, el 6 de Obispo José María Rances con Ricardo Ortiz, el de los partidos de fútbol en la escalinata de la Catedral, la alcantarilla de la calle Silencio por la que bajábamos detrás de Vigorito (por la tapa) a lo que hoy es el Teatro Romano, el garaje del coche de mi padre en la Posada del Mesón con ese aroma a caballo y carruaje, la Casa del Almirante, a la Chica del barrio limpiando, etc, etc, etc, esa es la infancia que recuerdo y que no dejaré de añorar sí bien como he comentado antes hoy viven en casa como Dios manda.

Quiero hacer una mención especial a una persona que se que me quiere mucho, ella me vio nacer y se que también adora a mi padre, desde aquí le mando un beso muy grande para Antonia Ruiz.

Me gustaría volver a revivir mi infancia y mi primera juventud, aunque fuera virtualmente para que vieran mi mujer y mis hijas, como con tan poco lo bien que me lo he pasado y todavía me lo paso contando batallitas (o episodios nacionales como dice Raquel). Ese es el Barrio del Pópulo, el que me enseño a querer mi padre y del que me enamoré de por vida.

Y arriba del todo, como vigía y guardián del barrio la Parroquia, donde viven sus vecinos más ilustres y a los que sigo visitando y que todavía tiene la puerta abierta para darme de comer. A los vecinos que he mencionado antes mi padre me enseño a quererlos, y a ellos dos uno en la Cruz y a su Madre que lo acompaña, mi padre me enseño a venerarlos con locura de cofrade.

Fíjate la suerte que tengo y no lo digo yo es historia viva de esta bendita ciudad, que donde jugaba de chico, de adolescente tenía que entrar con mucho cuidado (no tenía casi suelo) y donde hoy monta mi primo Jesús junto con su equipo de mayordomía los magníficos los Cultos de mí Cofradía fue construido ex profeso por el Rey Alfonso X “El Sábio” para ser enterrado; voluntad que fue rota por su hijo el Rey Sancho que lo llevó a Sevilla y todavía no muy lejos de aquí hay algún iluminado que se atreve a decir que no tiene decoro.

Nunca antes una pregunta había dado para tanto.

Te vuelvo a decir que no puedo hablar de mi Padre y del Barrio del Pópulo, lo mezclo con Santa Cruz, la Cofradía, mi infancia, etc… y después de varias horas no sé por donde salir.

 Pues sí que hay historias por ahí que contar… 

La verdad es que sí, un mes antes de nacer mi padre la Junta de Gobierno nombró a mi abuela María de la Luz Serrano Leal, Camarera Perpetua de María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos. La casa del tercer piso de Cristóbal Colón donde yo viví hasta que me casé y mis padres hasta hace tres años, fue la primera Casa de Hermandad del Perdón, mi abuela guardaba todo el año los hábitos y en fechas previas a la Semana Santa venían a su casa a recogerlas.

Todavía hay hermanos que me dicen que se acuerdan de venir al piso de mi abuela a recoger las túnicas.

Y de ahí, me dijiste que os trasladasteis a un piso en Arco de la Rosa, 1, hay una anécdota sobre el contrato..

Si, esta es una historia curiosa que solo los más mayores y allegados a la Cofradía conocen. A principio de 1961 en la trastienda del bar Terraza, Fidel el propietario organizaba unas partidas de cartas para pasar el rato.

Uno de los asiduos era Paco Amaya apodado El Gitano que era el propietario de la finca nº 1 de Arco de la Rosa el cual tenía un piso en el primero que estaba vacío.

Ante la necesidad de tener un local donde guardar los enseres de la Cofradía un hermano de la Cofradía Juan Antonio Chulian que trabajaba en los Smaes (hoy Aguas de Cádiz), le propuso a Paco Amaya jugarse el alquiler del piso de por vida por una renta muy baratita.

Al final la partida la ganó nuestro hermano Juan Antonio y Paco el dueño de la finca cumplió fielmente su palabra, nos hizo un contrato de arrendamiento por 1.500 pesetas el cual nunca lo subió y llevo su palabra hasta su fallecimiento, a eso se le llamaba pacto entre caballeros.

Después con los herederos todo cambió.

Otra, y esta muy buena…

El me cuenta y esto fue de la época de mi abuelo, estamos hablando de principios de los años 40, evidentemente no teníamos Casa de Hermandad un día la Junta decide comprar un pequeño armarito para guardar los libros de secretaría y los documentos que esta generaba.

Una vez comprado el mueble es llevado a la casa del secretario para que estuviera custodiado por el. Al día siguiente aparece en Santa Cruz con el mueble y presenta su renuncia como Secretario de la Cofradía, al preguntarle cual era el motivo, era que la señora cuando había visto el mueble no le gustaba por lo que le hizo elegir entre tener el mueble en casa o ella, y el Secretario ante tal ultimátum no tuvo otra opción que renunciar al cargo.

Hay otra…

Otra que me contó varias veces y que lo tiene marcado en su recuerdo fue en el año 47, cuando celebramos un Cabildo de Hermanos en la sala de duelo de la Parroquia, estaba subido en la bancada de los canónicos junto a su Hermano ya fallecido Ramón Devesa, en el que los hermanos acordaron que se quedaban en Santa Cruz y no volvíamos a la Merced. Ese momento como él dice los hermanos de la Cofradía lo vincularon de por vida con su Parroquia de Santa Cruz.

Otra, fue el importante proyecto en 1962 cuando se procede a la remodelación de la Parroquia, el Padre D. Luis López Muñoz le cedió a la Cofradía la capilla que era de San José y esta se tuvo que rehabilitar debido a su estado; esto dejó muy mermada la tesorería hasta el punto de plantear la suspensión de la salida procesional de 1963.

Al final y gracias a los cargadores que ese año renunciaron a su salario (quiero recordar que eran tiempo de necesidad y que aun cuando se cargaba por el salario también había devoción) y a la Cofradía del Caído que nos cedió las flores del paso de misterio y a la Cofradía de la Salud que nos cedió las flores del palio de María Santísima de la Esperanza, se pudo efectuar la salida procesional. Hoy cincuenta años después el Hermano Mayor del Perdón no olvida esas muestras de generosidad y por ello les estará eternamente agradecido.

Fueron años de mucha penuria económica y ante la falta de recursos, las cesiones de enseres y flores eran muy comunes entre nuestras Cofradías.

El me cuenta como un detalle curiosos y a día de hoy casi impensable fue cuando D. Teleforo Majares, Vice Prioste de la Cofradía adquirió unos claveles de plástico, para reducir el coste de flores en sucesivas salidas y el segundo año con esos mismos claveles procesionaron en Humildad, Misericordia y Perdón; duraron unos cuantos años.

Me gustaría seguir escuchando batallitas cofrades….

Vale por mi no hay problemas, quedamos un día con mi padre y que nos cuente.

 Que así sea y hasta la próxima, si Dios quiere.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

15 Responsuestas para Tresdelamadrugá

  1. avatar
    Paco Uca 13 mayo, 2013 el 16:39 #

    Historia viva de todo un caballero….
    Corroboro todas esas anécdotas que has enumerado sobre la entrega de tu padre para con el barrio del Pópulo.
    Gracias por acordarte de mi madre y ten por seguro que ella y mi familia en general os quiere sin condiciones.
    Manolo, sigue asi…..como tu padre te ha enseñado.
    Un abrazo, Hermano y nuevamente GRACIAS.

  2. avatar
    Antonio Vela Garrido 13 mayo, 2013 el 17:50 #

    No es porque sea mi primo el que lo escribe, pero no ha hecho más que describir lo que está siendo el paso por este mundo de un enviado de Dios, un angel del cielo cuya misión en la tierra no ha sido otra que hacer el bien y ayudar al necesitado

  3. avatar
    Emilio Ortega 13 mayo, 2013 el 18:48 #

    Cuando leo tus articulos, digo se ha superado, pero aparece otro mejor.
    Aunque es muy dificil superar el anterior, leo este y es increible como me lleva a recordar aquellos tiempos pasados.
    Yo corroboro casi todo lo que dices, y lo que no es por que el que no se acuerdo soy yo.

  4. avatar
    Mar Val 13 mayo, 2013 el 20:54 #

    Manuel José cada artículo te superas, me encanta leer las vivencias que plasmas y que algunas he podido compartir. Eres muy generoso haciéndonos partícipes a todos de tus letras.

  5. avatar
    Begoña Rey 13 mayo, 2013 el 20:59 #

    Que bonito lo que escribes, sobre todo estos dos últimos post dedicados a tu padre, sólo tu puedes describir como lo haces la calidad humana de una persona como es EL. Se lo merece No cambies nunca, sigue siendo como eres astilla de un palo de roble.
    Un abrazo, y espero sigas deleitandónos con tus post.

  6. avatar
    Miguel Ángel 13 mayo, 2013 el 21:02 #

    Hay películas basadas en acontecimientos reales, que no tiene un guión tan bien narrado, me acabo de dar un paseo literario por el barrio del pópulo y por las vivencias de D. Manuel Garrido, una brazo amigo.

  7. avatar
    Cristina Espín 13 mayo, 2013 el 21:19 #

    Has pensado en escribir un libro? Se te da bien.lo cuentas y me trasladas al lugar y al momento. Me estás haciendo conocer mejor a tu padre, cosa que te agradezco de todo corazón. Tienes un padre y una familia estupenda. Cuanto mas sé, mas me gusta.

  8. avatar
    Mª del Rosario Garrido 13 mayo, 2013 el 21:59 #

    Manolo (para mi siempre sera mi Manolito) aunque todas esas vivencias tambien las he vi

    vido al recordarla me dan nostalgia. Tambien llevo con un gran orgullo de ser su hermana.

    Es un hombre que lo da todo por los demas, no se puede describir su calidad humana

    siempre te queda corto. Un abrazo

  9. avatar
    Juan 13 mayo, 2013 el 22:33 #

    Me encanta, aquí no hay botón de me gusta. Como dijiste en el Malagueño estas hablando de cincuenta años de un barrio como el Pópulo con más de 3000 años de antigüedad. En fin magnifico artículo y mejor homenaje al Jefe del Clan.

  10. avatar
    tresdelamadrugá 13 mayo, 2013 el 22:43 #

    Gracias a todos por vuestras palabras. La verdad que todo ha sido fácil, teniendo el maestro que tengo.

    Gracias a todos y en el “Pópulo for ever”

  11. avatar
    paloma 14 mayo, 2013 el 1:22 #

    Estoy tán emocionada con tus palabras……no sé ni que decir…..solo os deseo un inmenso abrazo, y un gigante beso para todos vosotros !!!!!

  12. avatar
    Antonio 14 mayo, 2013 el 14:28 #

    Todo lo que comentas es una verdad como un castillo aun recuerdo cuando le hermandad estaba en el arco de la rosa Nº 1 .
    yo entonces vivia en el Nº 3 que tambien el propietario de la finca era Paco de la hormiga
    le llamabamos asi porque tambien era el dueño del establecimiento de la hormiga en la calle pelota , entonces desde mi azotea iba saltando por las tapias hasta llegar a la casa de hermandad , alli estaban todos los que tu has comentado y jugabamos en el salon al pinpon ,tiempos inolvidables . Mil gracias por hacermelo recordad .

  13. avatar
    Un amigo 15 mayo, 2013 el 9:35 #

    Manolo como continues escribiendo estas cosas, te prometo que dejo de seguir tu blog, porque no veas cómo se me encoge el corazón y las lagrimitas que echo leyendo las cosas que escribes.
    Precioso y muy emotivo para todos los que conocemos la Cofradía, nuestro barrio y a tu padre.
    Enhorabuena

  14. avatar
    Garrido 15 mayo, 2013 el 13:53 #

    Me gustaria haber podido dejar este comentario en el articulo anterior pero no tuve tiempo.
    No solo el apellido Garrido es lo que os hace grandes sino tambien el gran jefe, el gran clan, el gran hermano mayor. Manolo no es nadie sin Perdon. En definitiva Manolo Garrido Serrano un gran jefe, un gran clan, un gran Hermano Mayor… pero sobre todo un gran COFRADE.
    un abrazo para toda la family.

  15. avatar
    Manuel J. González López 20 mayo, 2013 el 20:05 #

    Querido Primo, disculpadme si utilizo vuestro foro para escribir este mensaje a mi tío manolo.
    Nunca en cuarenta y siete años que tengo le dí las gracias, nunca hasta el día de ayer le dije que le quiero y nunca le dije lo orgulloso que me siento de ser su sobrino.
    Muchos te agradecen lo que has hecho por esa pasión tuya que es el Perdón o por aquellos que has ayudado o por el ejemplo de vida que has dado. Yo solo puedo darte
    las gracias por darme la vida, porque en mis venas corre tu sangre , la que me donaste cuando nací y porqué se que algo de ti, tengo en mí. Solo te puedo dar las gracias
    a ti, a mi tía y a mi primo por estar junto a mi madre cuando mas lo necesitaba, mientras yo estaba deambulando por el mundo.
    Solo te puedo dar las gracias por lo que distes sin pedir nada a cambio y perdóname por no habértelo dicho cuando debía de haberlo hecho.

Deja un comentario