Fútbol en la campiña

Siempre he sido un enamorado de Cádiz, no sólo de mi ciudad y al mismo capital, también lo he sido y sigo siéndolo de la provincia entera. Incluso en materia futbolística. Como es lógico pensar por mi condición de cadista, siempre querré que ganen los amarillos ante quien sea, pero cuando no está el equipo del Hércules y los dos leones he ido siempre con los equipos gaditanos. Por supuesto hablo de mi época de niño claro, al ir creciendo se pierde la ingenuidad (o al menos creo haberla perdido) y compruebas como en otros sitios no tratan a tus cosas como tu las suyas, y más siendo de la misma provincia. Digo todo esto como preámbulo de que incluso al Xerez deportivo lo seguía y me alegraba de todos sus éxitos. Recuerdo como un año en Segunda División A el equipo azulino estando el Cádiz en Primera, siendo el entrenador Irulegui estuvieron cerca de ascender mucho antes que lo consiguiera “Boquerón” Esteban. Pues en esa temporada estaba al tanto de lo que hacían los de Chapín (por cierto primeros años en ese flamante estadio) y me alegraba de sus triunfos y lamenté que no consiguieran el ascenso. Pero todo eso fue cambiando poco a poco, y creo que no por culpa mía. La gota que colmó el vaso creo que fue un partido amistoso que organizó la Caja de Ahorros de Jerez que denominó como “partido de la afición”. Se veían las caras el Xerez de Sanabria y Dieguito y el Cádiz de Espárrago en su primera temporada como técnico cadista. Pues allí que me fui con otros amigos en tren a ver el partido con bufandas y banderas cadistas pensando que íbamos a vivir un bonito espectáculo de fútbol entre vecinos. Pero no fue así, el trato hacia nosotros y a todo lo que fuera Cádiz distaba mucho del pacífico. Por cierto, en ese partido el Xerez nos cascó un 3 a 0. Desde ese momento dejé de sentir aprecio provincial por el Xerez Deportivo, tampoco desprecio, pero si una indiferencia muy grande.

Y todo esto viene porque jamás me alegraré del mal ajeno (no se si en Jerez pasará lo mismo), ni siquiera pese a ver como tratan (ojo, no todos) a la capital, a su equipo y a todo lo que de aquí salga. Y ahora, el equipo que más gloria futbolística ha dado al municipio gaditano de Jerez de la Frontera, se encuentra paseando sus miserias por la Tercera División. Y compruebo sorprendido que la masa social que tenía lo abandona a su suerte mientras que el nuevo equipo allí creado cuenta sus seguidores por centenas pese a militar en categoría más baja aun. No se los motivos que tienen los seguidores del Xerez Deportivo a abandonar a su equipo de toda la vida por uno recién creado, pero no creo que las comparta por muy fuerte que sean esas razones. ¿Dónde está el cariño a los colores? ¿Es fácil olvidar y abandonar allí? parece ser que sí. Me cuesta creer que aquí en Cádiz pasara lo mismo con el Cádiz CF. Por muy mal que fuera gestionado, por muy de dudosa reputación que fueran los gestores, no se buscaría el cariño forzado en otro club recién nacido. Lógicamente de ocurrir lo mismo aquí el número de abonados descendería de manera brusca, no lo voy a negar, pero nunca ganaría en abonados el equipo más joven por muy piratas que fueran los rectores o por muchas viejas glorias que tuviera el nuevo.

Por eso, desde la distancia, veo con pena como se abandona a un equipo. Con pena pero al mismo tiempo con indiferencia (si es posible las dos cosas a la vez), la misma indiferencia que me generó hace muchos años tras ver la ingratitud que recibía. Por eso, ahora más que nunca, mi apoyo al Jerez Industrial que prosigue su labor de dar fútbol a Jerez de la Frontera sin tantos cambios de nombre. Y punto.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario