¿Les gusta el Carnaval?

Esa es la pregunta que me hago año tras año, Concurso tras concurso. Me refiero a los que se suponen que hacen las normas del COAC y, se supone, que vigilan el buen funcionamiento del mismo. Me hago esa pregunta año tras año y siempre a la respuesta que llego es la misma. Señores, no les gusta el Carnaval. Admitámoslo es así. Ahora tenemos de nuevo propuestas de cambios en el reglamento de los diferentes colectivos y parece que están hecho, de verdad, por alguien al que no le gusta nuestra fiesta grande.

Empezamos por el número de coplas. ¿Dónde quedó aquello de ocho pasodobles/tangos y ocho cuplés? mínimo, claro. Porque, en otra época, había autores que se colaban con doce o trece pasodobles, obviamente todos no eran de una calidad superior, pero no se repetía. Eso era algo habitual entre todos los autores de antaño. Hoy no, hoy queremos la ley del mínimo esfuerzo. La Final, señores, la Final debe ser todo inédito. El público se traga todo el concurso o bien en el teatro o a través de la radio o la tele. Ese público, ese aficionado, merece letras nuevas en la Gran Final. Repeticiones, no gracias.

Ya que hablamos de la final. Desde hace años reclamo la final de cuatro por modalidad. Esto gusta, esto vende, vamos a sacarle rendimiento. La milonga de que en las pruebas de atletismo hay tres ganadores (oro, plata y bronce) me parece una soberana tontería. Primero porque no se pueden comparar, y segundo, que, puestos a comparar, es verdad que ganan tres, pero la final de atletismo la disputan ocho. Es decir que no me vale el ejemplo. Cuatro es un número perfecto, disfrutamos de una más por modalidad (disfrutamos los que nos gusta esto, claro), no se alarga demasiado más y hay calidad suficiente para que la Final se de dieciséis grupos en vez de los doce actuales.

El arrastre de puntos. Otra monería que proponen es que se empiece desde cero en la fase de cuartos. Si queremos un concurso de calidad, los puntos debe irse acumulando desde la primera fase hasta la última. De lo contrario, si en cuartos se empieza desde cero, los grupos fuertes que saben que pasan de ronda si problema, se tomarán la fase clasificatoria con muy poco interés. Si se arrastran los puntos, todos los grupos, incluidos los fuertes, pondrán todo desde el primer día. Con lo cual ganaremos todos.

También intentan hacer la preselección fuera del Falla para aquellos grupos desconocidos o principiantes. No puedo estar más en desacuerdo también. ¿Qué pesarían algún autor puntero si cuando no era conocido, si cuando empezaba tuviera que cantar fuera del Falla y demostrar si vale o no vale? Todos tenemos unos inicios y nadie nace sabiendo, además que puedo decir, tras haberme tragado íntegro los últimos 23 años de Concurso, que el porcentaje de agrupaciones de calidad ínfima no es tan alto en relación con el número de inscritas. Además, que vuelvo a repetir que la fase en la que más disfruto es en la clasificatoria. Arriba las preliminares.

¿Qué son muchos días de Concurso? sí ¿Y qué? más se habla de Cádiz en toda España, más trabajo para mucha gente que trabaja y ganan algo más durante el Concurso (véase acomodadores, limpiadoras, periodistas, taxistas, bares del alrededor….) que manía con que esto es largo.

No sé si se me olvida algún cambio más, seguro que sí pero basten estas novedades como muestra y para reafirmarme en que los que organizan el Carnaval, no les gusta el Carnaval. Si desde dentro, desde la organización se sigue mirando más los intereses personales que el bien común, mataremos el concurso. Entonces, cuando esto ocurra, que ocurrirá, nos llevaremos las manos a la cabeza y lloraremos y lo lamentaremos, y los primeros los que ahora están cavando la tumba donde enterrarlo. Si es que no se puede ser juez y parte. Pero claro, esto es sólo la opinión de uno al que le gusta mucho el Carnaval, un bicho raro por lo visto en esta ciudad. Y punto.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario