Mi Semana Santa

Con permiso del director de este periódico, la temática de mi articulo varía y de hablar de Carnaval, como venía siendo habitual, pasamos a hablar de Semana Santa. Por eso, allá vamos.

Llega una nueva Semana Mayor y espero vivirla intensamente como he vivido las anteriores y a mi manera. Por eso y a modo de preámbulo quiero compartir con todos los lectores mi relación con la Semana Santa de Cádiz, una relación que comienza hace muchos tiempo, cuando contaba con apenas seis o siete años, saliendo como “penitente” de la Oración en el Huerto. Con todo el ritual que conlleva salir de “penitente”, como por ejemplo, ir, siempre de la mano de mi madre aquellas primeras Semanas Santas, a recoger mi “control de salida” para poder luego desfilar con mi cirio, incluso con codal, que también lo he hecho. En esos inicios cofrades saliendo en las primeras “secciones” del Cristo hasta poco a poco ir retrasando mi lugar en las “secciones” que acompañaban al Señor de San Severiano. Años más tarde compaginé mi salida en la Hermandad de Puerta Tierra con mi salida varios años en la Archicofradía de la Palma. Por herencia familiar en este caso, ya que mi padre q.e.p.d., hermano de la hermandad viñera, fue el que me hizo continuar saliendo por él. Años acompañando al Cristo de la Misericordia cuando en su recorrido incluía pasar por los patios del Hospital de Mora. Al llegar la mayoría de edad, como a tantos y a tantos gaditanos, sentí la necesidad de introducirme debajo de un paso para “cargar”, y lo hice cargando varios años el paso de misterio de Sanidad. Cuando se hacían recogidas gaditanas, que no son ni mejores ni peores que otras, pero eran nuestras. En aquellos años cuando el Cristo de la Salud, una vez en el casi en el dintel de Santa Cruz, bajaba de nuevo la empedrada cuesta de la Catedral vieja para buscar al palio y juntos hacer una recogida “gaditana”. Hablo por supuesto de años en los que dicha hermandad salía en la Madrugada del Viernes Santo. ¿Hay mayor privilegio que salir en el día grande de la Semana Santa? Pues aquí se renuncia a ese privilegio.

Luego por mi trabajo, tuve la inmensa suerte de llevar a través de las ondas la Semana Santa de Cádiz junto con José Antonio Rivas, Jesús Devesa, Belén Mata,… Como nos gustaba decir a nosotros y presumíamos de ello: “Escucha la Semana Santa de Cádiz, de la forma más gaditana que puedes hacerlo”. Fueron seis años. Cinco desde un balcón de la Plaza de La Catedral y uno desde la calle Novena. Desde el año pasado, por las circunstancias de la vida, la vivo de otra forma. Como público, parte muy importante de todo esto, pero que muy poco se le tiene en cuenta. También estupenda y maravillosa esta forma de vivirla, ya que lo hago acompañado de mi familia y que si el año pasado éramos tres, este año ya somos cuatro. Todo ellos salpicado con presentaciones de actos cofrades, conferencias que he pronunciado o la Exaltación de la Saeta que tuve el honor de realizar en la Merced en el año 2009. Y algún acto que tengo que presentar aun en esta Cuaresma en la que nos encontramos. Pues, con todo eso que he relatado y que llevo en mis alforjas, me dispongo a vivir una nueva Semana Santa. A vivir mi Semana Santa. La de las recogidas gaditanas, la del control de salida, la de los penitentes, la Semana Santa de Cádiz donde sólo había dos Nazarenos, el de Santa María y el del Amor, la del Hermano Varilla, la de las tiraitas, la de leer cada día el Diario destilando gaditanismo en cada una de sus páginas cofrades, no como ahora. Esa es la Semana Santa mía, esa y no otra. No la de la papeleta de sitio, ni la de los nazarenos, ni la de las chicotás o revirás, ni tampoco la de los tramos y mucho menos la de los diputados de tramos. Esa no es mi Semana Santa y por fortuna tampoco la de muchos gaditanos por mucho que se empeñen algunos en convertir esto en una copia, pero en mala. Y punto.

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

6 Responsuestas para Mi Semana Santa

  1. avatar
    Francisco González 5 marzo, 2013 el 17:25 #

    No me gusta la semana santa en absoluto, procuro quitarme de en medio, pero es un placer leer en pocas palabras un sentimiento tan gaditano.

  2. avatar
    Federico 5 marzo, 2013 el 17:29 #

    Que bonito, que emotivo, que impresionante……lástima que toda esta emotividad sólo te dura una semana al año…..el resto del año no existe la Semana Santa, ni los penitentes, ni las secciones, ni los cargadores.

  3. avatar
    jose 6 marzo, 2013 el 10:58 #

    Esa es la tuya y la mia. Felicidades Manolo por ser un periodista GADITANO y no la mancha de pichimiarmas ke pululan por la prensa de cadiz.

  4. avatar
    Abraham 6 marzo, 2013 el 22:56 #

    Comparto 100 % este artículo. Felicidades.

  5. avatar
    Lolo 7 marzo, 2013 el 11:52 #

    La Semana Santa que describes es también mi Semana Santa. Ojala se acaben las tonterías de un grupito de enteraos y las cosas vuelvan a como eran hace 20 o 30 años. Un saludo y felicidades

  6. avatar
    miguel angel 11 marzo, 2013 el 9:21 #

    hola Manuel como vas , mira yo apurando los dias para bajar para cadiz y difrutar de nuestra semana mayor , no savia de tus andanzas en el pozo de la semana santa, estos que con su fe y devocíon sostienen a nuestra hermandades , pues son ellos los que la hacen grande.
    en referencia a tus palabras esa recogida gaditanas como tu las llamas hace tiempo que por exigencia de guion pasaron a mejor vida , no por gusto de los cargadores a fin y al cabo ellos son unos mandados pues su unica funcion en esta semana santa es ser de mulo de carga , aun no he visto en la prensa gaditana hacer referencia o un pegueño apunte sobre cargadores de cadiz ….

Deja un comentario