La desmesurada aplicación de la ley en Carnaval

Que el Carnaval es una lucha por la libertad, nadie lo duda. Desde que el Carnaval traspasó los límites de la Edad Moderna y se adentró en el siglo XIX, aún cambiando de formato esta fiesta tan popular, el poder seguía imponiéndoles nuevas y duras restricciones. Siempre ha existido y cuando no, alguien se la inventa.

Analizando el caso de los sucesos de este año 2013. Por supuesto que ya había terminado el Carnaval Oficial de 2013, quedaba el Carnaval Chiquito, aquel que naciera de un grupo de entusiastas encabezados por los componentes de la chirigota “Autopista hacia Benalup” el domingo 15 de marzo de 1987, y que como todo el mundo sabe, no está dentro de ninguna fiesta oficial, pero que se hace, siempre y cuando se respeten las normas de convivencias y descanso, que marcan la normativa municipal. Por eso, después de las doce de la noche, no se puede hacer ruidos que molesten al vecindario. Si las dos partes hubieran dialogados civilizadamente, hoy no estaríamos lamentando estos enfrentamientos ni la sentencia que ha dictado el Juez.

Por lo leído y oído, las dos partes según sus relatos llevan razón, no así las desproporcionadas medidas aplicadas para solucionar el tema.

Y mira por donde, la historia se repite en cuanto a una actuación desmedida de la autoridad que contagia a los comparsistas, y si no, lean esta noticia de 4 de marzo de 1870 de “La Correspondencia de España”:

“Una comparsa de máscaras, que recorría las calles de Cádiz el Martes de Carnaval entonando cantares obscenos e injuriosos contra el alcalde,  fué amonestada por la autoridad, y no habiendo hecho caso de ella, un guardia municipal disparó su revólver contra el grupo.

Este contestó a pedradas y se produjo el desorden consiguiente, habiendo resultado tres paisanos heridos. La comparsa se dirigió después a la plaza de San Antonio, donde, después de untar con aguarrás el tablado dispuesto para el baile, le prendió fuego, reduciéndolo a cenizas. Se instruye sumario por este hecho.” (1)

Las medidas desmesuradas para solucionar un problema de orden, conlleva otro problema de orden.

Al final, como decía mi abuelo: “En España falta educación y enseñanza…” y yo la amplio con esta “y encima la quieren recortar…” ¡Vamos a respetarnos!

NOTA: “Hace 50 años. La Correspondencia de España, 4-3-1920, Nº 22654”

avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Sin comentarios por ahora.

Deja un comentario