Un carnaval impaciente

Cada día me pregunto como demonios hacen agrupaciones como la chirigota del Love, años y años pasan por este grupo y apenas ha sufrido variaciones en sus filas, tan solo los inevitables quizás, ya sea por motivos laborales u otras situaciones. Pero el caso es que siguen casi todos juntos, desde sus comienzos; cuando nadie les conocía, cuando el concurso no les sonreía, cuando las letras y las músicas no son las que después les hicieron triunfantes, casi todos los que empezaron ahí todavía permanecen unidos, ojalá muchísimos años más.
Seguro hay otros ejemplos en este mundo del carnaval, pero quizás este sea el mas conocido por todos. ENVIDIA MAYÚSCULA y sana es la que siento por esta chirigota encabezada por mi gran amigo Jose Luis, y es que pocos grupos podemos decir lo mismo.
 El carnaval, de un tiempo a esta parte, es sobre todo impaciente. La impaciencia por ganar se apodera en todo momento de los grupos que formamos este circo gaditano, no existe apenas gente que crea en un proyecto o simplemente salgan porque, mas allá de lo que puedan lograr, les ilusiona salir con los suyos, con los que han comenzado o con los cuales se sienten felices. Son muchos los que entran por la puerta de un grupo (llámese comparsa, coro, chirigota o cuarteto) “creyendo” en el proyecto que se forma, jurando amor eterno, y a la primera de cambio, en cuanto las cosas todavía no ruedan como quisieran, te los ves en el grupo de enfrente. Somos muchos los autores los que podríamos, con un par de cervezas de por medio, hablar sobre este tipo de veletas con piernas.
Otros comienzan ese proyecto, y en cuanto les lavan un poco los oídos, prefieren abandonar el sitio donde son respetados y queridos, puntales de ese grupo, por ser una mera existencia secundaria dentro de un grupo con mas perspectiva de premios. Perdonen mi incompetencia, mas no logro llegar a entender estas determinaciones, sinceramente.
Huelga decir que cada uno tiene derecho a hacer lo que quiera, claro está, de pertenecer al grupo que quiera y cambiarse de grupo cuando quiera, vale. Pero también conviene saber cuando llegas a un sitio que es lo que sueltas por la boca que luego puedas llegar a arrepentirte, por contradecirse a uno mismo.
 Por eso tengo tanta envidia al grupo del Love, por saber confiar en ellos mismos, pasando de seguro por muchas dificultades, y aún así seguir todos juntos remando. A opinión personal, prefiero mil veces quedar último acompañado de los que comenzaron conmigo y aun siguen ahí, que ganar todos los premios del mundo a base de acoger mercenarios con hambre de triunfos banales; creedme, tengo poder para decirlo.
 Y es que como diría la comparsa juvenil -El Ministerio De La Alegría- en uno de sus pasodobles: “Solo recuerda que un amigo de verdad no canta por ganar, solo canta por la amistad”.
 Me quedo con eso. Salú
avatar

Para estar siempre informado

Puedes conectar con Universo Gaditano y seguir siempre informado desde nuestros diferentes servicios web.

Una Respuesta para Un carnaval impaciente

  1. avatar
    isa 22 junio, 2013 el 0:01 #

    Alex he leido tu comentario y tienes mucha razon,ya todo el que sale en una agrupacion es pensando en ganar pocos lo hacen por salir a disfrutar con los amigos, yo te deseo todo lo mejor porque confio en ti y se que algun dia querran estar a tu lado los que hoy se te han ido, pero tu sigue siendo como eres que seguro tendras exito,un saludo amigo.

Deja un comentario