Satisfacción entre los comerciantes de ACECÁDIZ por los logros del Palacio de la Navidad

Comercio/Cádiz
La Casa Aramburu

La Asociación de Empresarios y Comerciantes de Cádiz, ACECÁDIZ, valora positivamente la actividad El Palacio de la Navidad que se ha inaugurado el pasado miércoles en la Casa Palacio Aramburu.

En contra de la opinión de que iban a haber empresas de fuera de nuestra ciudad "haciendo la competencia a las de nuestra ciudad", en la visita que hemos realizado, hemos podido comprobar que el cien por cien de los expositores allí congregados son establecimientos de nuestra ciudad. Ello debe de ser un motivo de satisfacción para todos dados los tiempos que corren y teniendo en cuenta que las empresas y comercios allí instalados, no son franquicias, siguen manteniendo abiertos sus establecimientos. Eso unido a que la iniciativa se sufraga íntegramente por la Asociación Cádiz XXI y los propios expositores arriesgando para ello su capital. Puestos a hablar de competencia a nuestros establecimientos, bastará con darse una vuelta por la próxima Feria de la Artesanía que organiza nuestro Excmo. Ayuntamiento en la Plaza de San Antonio y ver cuántos son los expositores de Cádiz que allí se instalarán.

En primer lugar queremos felicitar a la Asociación organizadora porque somos conocedores del enorme trabajo que cuesta llevar adelante una iniciativa de esas características y envergadura, y más si cabe sin el apoyo de las distintas administraciones. Son muchos los escollos que se deben salvar e imprevistos que se deben de afrontar para ello.

Valoramos también el paso adelante dado por los cuarenta expositores que allí se han instalado, apostando por una formula novedosa para realizar sus ventas de cara a estas fechas Navideñas. Cuando en la mayoría de las ocasiones se acusa al sector empresarial y comercial de nuestra ciudad, no sin cierta razón, de inmovilismo de que solo sabemos quejarnos y de que no somos capaces de poner medios o tener iniciativas; creemos que es de justicia valorar positivamente ésta.

Debemos ser objetivos a la hora de valorar cualquier actividad que se realice en nuestra ciudad, la haga quien la haga y la organice quien la organice. El hecho de que la organice una Asociación distinta a la nuestra, lejos de tener que ser obligatoriamente un motivo de crítica, debe de servir para valorar lo que aporta a la ciudad y a los establecimientos situados en el entorno del lugar en el que se realiza. Basta con preguntarles.

Vivimos una etapa dificilísima para nuestros establecimientos y para mantener los puestos de trabajo que éstos generan. Cualquier iniciativa digna que incentive que el público salga a la calle y consuma, redunda en beneficio de muchos establecimientos.