Mañana homenaje al Beni de Cádiz por el 20 aniversario de su muerte

Flamencos/Espectáculos
El genial artista gaditano

Mañana sábado día 15 de diciembre en el Centro de Arte Flamenco de la Merced de la capital gaditana se rendirá un emotivo y merecido homenaje a una de las figuras más grandes que ha dado Cádiz para el mundo del flamenco, nos estamos refiriendo a Benito Rodríguez Rey, el Beni de Cádiz, con motivo del vigésimo aniversario de su fallecimiento.

Artistas como Mariana Cornejo, Carmen de la Jara o David Palomar, junto al pianista Felipe Campuzano o Jose Nondedeu 'El Rebujina', recordaran al emblemático cantaor gaditano en una noche que se prevé emotiva.

En la rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento de Cádiz para presentar el citado homenaje, Antonio Barberán, de la cátedra de flamencología, y Pepe Rodríguez, de la asociación de vecinos Las Tres Torres dejaron entre ver algunos detalles de la velada y de porque este homenaje. En palabras de Barberán ""para recordar todo lo que nos dio y lo que significó para el arte flamenco".

Benito Rodríguez Rey, El Beni de Cádiz, comenzó desde muy joven a encandilar al público tanto por su cante como por su peculiar sentido del humor que no dejaba indiferente a nadie. Cuentan que ya a la temprana edad de once años "se ganaba la vida cantando en el tren que iba de Cádiz a Jerez".

Como artista profesional del arte flamenco, Beni de Cádiz, comenzó como bailaor en la compañía que tenían Lola Flores y Manolo Caracol. De ahí pasa a formar parte del elenco de cantaores de la propia Lola Flores, luego del tablao madrileño El Corral de la Morería y, más tarde, en el ballet de Pilar López. En 1959, ya se brindó un homenaje en Cádiz a este artista organizado por La Niña de los Peines y Pepe Pinto en el que participaron la Paquera de Jerez, Parrilla, La Perla, Antonio Mairena o el sevillano, entre otros. En 1976 la cátedra de flamencología y estudios folklóricos andaluces de Jerez le otorga el máximo galardón en su género: el Premio Nacional de Cante.

El Beni, nos dejo un 22 de diciembre de 1992, murió en Sevilla a los 64 años tras una larga enfermedad. Estaba considerado como una leyenda viva del cante como así lo atestiguan las tres primeras medallas del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba y el premio al mejor cantaor en dicho certamen, entre otros muchos premios que Benito cosecho a lo largo de su trayectoria profesional.

El Beni era el arquetipo del bohemio andaluz, lenguaraz, vividor, artista indisciplinado y de personalidad sencilla, poseía una vis cómica inigualable. Beni se inclinaba por la existencia despreocupada.

En una entrevista dijo de si mismo ""Cuando yo salgo a escena hago teatro, como me enseñó Caracol. Esos cantaores que se sientan en su sillita como si fueran zapateros, y 'ole, vamos allá, venga jajai,jajai,jajai', esos no lo llevan dentro. Yo canto las alegrías de pie, que es lo más difícil del mundo. Soy doña Concha Piquer en hombre. Esa es mi definición. Y en vago y en golferas".

 

El Beni de Cádiz en estado puro.