El Cádiz toma algo de oxígeno

Ocio/Cadiz Club de Fútbol
Kike Marquez se reivindica con dos goles

Dos semanas consecutivas sin vencer alimentan los malos presagios y si a esto le sumamos el problema institucional, todas las alarmas se habían encendido en torno al Cádiz C.F. Desde la lamentable imagen que ofreció el equipo en la segunda parte en Guadalajara y más recientemente en Algeciras, parecía claro que la paciencia de la gente estaba empezando a agotarse. La grada mostro su rechazo a la gestión del grupo italo-británico Sinergy y principalmente a la figura desde hasta el que hace pocas fechas era la cara visible y responsable de la parcela deportiva del conjunto cadista, Alesandro Gaucci. Se pudieron ver varias pancartas que dejaban claro la postura del aficionado del club amarillo al respecto.

Si a todo esto sumamos la presencia de los flamantes fichajes incorporados por los nuevos gestores ‘Locos por el Balón’ (Dioni, Garrido, Migue García) se presumía una mejor entrada en el recinto amarillo. Quizas la buena mañana en lo climatológico, sumado a los actos y eventos gastronómicos que se celebraban en la ciudad previos al carnaval, restaron publico a este partido ante el penúltimo clasificado del grupo IV de esta Segunda División B.

Raúl Agne cuando comenzó la temporada sabía que la exigencia de la parroquia amarilla era absoluta. Si los canticos contra Gaucci eran recurrentes durante todo el partido, un empate o una derrota, supondría su más que probable marcha. Y es que en el mundo del futbol los resultados son la única certeza y lo que te asegura tu puesto en el banquillo una semana más.

Así el de Mequinenza aposto por un equipo donde incorporo a dos de los nuevos fichajes de invierno (Garrido y Dioni), siendo la defensa para Ceballos y Tomas en los laterales y Josete y Fran Pérez en el centro. La medular, ante la baja por sanción de Luque y la marcha de Nafti, quedo para Martins y Garrido que jugaba sus primeros minutos con la elástica amarilla, las bandas para los dos Kikes (Márquez y López) y como hombres más adelantados, el onubense Juan Villar y un viejo conocido de la anterior etapa de la familia Pina en el Cádiz, Dioni.

Durante los primeros quince minutos de esta primera parte, el Cádiz controlaba el esférico pero no se acercaba con peligro a la meta astigitana. El mismo problema de las últimas semanas, mucha posesión pero muy poca verticalidad. Con todo la primera ocasión clara del encuentro fue para el Écija Balompié. El equipo sevillano, en una contra propiciada por un nuevo desajuste defensivo de los de Agné, se presentan tres para uno y Ocaña decide hacer una vaselina que afortunadamente no consigue su propósito de milagro. 

El Cádiz continuaba con la posesión del esférico pero sin profundidad. Faltaba definición. Algún que otro disparo de Garrido, nunca entre los tres palos y una de Dioni que no llega a un centro desde la banda. Eso es lo único que ofrecian los amarillos a su parroquia. El equipo no funcionaba. 

El equipo entrenado por Dani Sánchez, viendo que los locales no apretaban, empezaron a crecerse y así en una jugada desgraciada propiciada por un resbalón de Fran Pérez, al que ninguno de sus compañeros le hace la cobertura, permite a Caye Quintana presentarse solo ante Alejandro al que bate por bajo. Duro golpe para el conjunto amarillo que veía como los ecijanos se ponían por delante en el marcador.

Silbidos en Carranza, ya no se sabía si contra Gaucci, Agné o los jugadores. Desastre total. Falta de actitud. El Cádiz estaba desdibujado, sin ideas. Y todavía pudo ser peor si en el minuto 42, el visitante George, por dos veces, casi está a punto de conseguir el segundo. Alejandro, al que posiblemente se le está buscando salida, demuestra su profesionalidad, realizando dos intervenciones de merito y salvando lo que podía haber sido el dos a cero en el electrónico y el comienzo de una mañana agitada. 

Desajustes defensivos unido a jugadores desmotivados (recordemos que llevan tres meses sin cobrar) y soportando una presión a la que no están preparados, conllevan el caos y la vergonzoza primera parte a la que la afición cadistas han sido testigo . Lo que mejor podia suceder era que el colegiado pitase el final de los primeros cuarenta y cinco minutos. El equipo amarillo estaba al borde del colapso, si no lo estaba ya.

Arranco el segundo tiempo con un doble cambio en las filas amarillas. Raúl Agne, dio entrada a Perico y Migue Garcia por Villar y Tomas. Apuesta clara por la victoria o por su propia cabeza. No quedaba otra.

Y así en el minuto cuarenta y siete, el debutante Migue García en una muy buena jugada por la banda izquierda cede a Dióni que deja pasar el balón a Kike Márquez que remata para poner el empate. Comenzaba bien esta segunda parte. Agné respiraba y los jugadores parecían algo mas ambiciosos. 

Lo continuarón intentado los locales y en una jugada de Ceballos, de lo mejorcito de este equipo durante toda la temporada, logra centrar, Kike Márquez con un cabezazo esplendido le da la vuelta al partido. Impensable, el Cáidz había conseguido la remontada. 

Pese a que el juego no era brillante, porque el equipo no tenía un “cerebro” para organizar el juego en la medular, el cambio de sistema y un inspirado Kike Márquez, que se reivindica ante las últimas noticias que lo colocan fuera del Carranza, hicieron que el equipo cadista le diese la vuelta al marcador en tan solo diez minutos.

Tras el gol, el Cádiz comenzó a resguardar un poco más sus espaldas y a intentar una contra que finiquitase el encuentro. Pero los ecijanos no estaban por la labor y continuaban creando problemas a una defensa amarilla que no pasa por uno de sus mejores momentos de forma. Así lo siguió intentado el Écija, pero el equipo sevillano no tenía la suficiente pegada para poner en apuros al meta gaditano.

Después de la remontada y viendo que el tercero no llegaba, el entrenador cadista dio entrada a Fall por el bigoleador Kike Márquez para asegurar el centro del campo y que no ocurriese lo de los últimos encuentros cuando los puntos volaron en la recta final de los partidos.

De ahí hasta el final, con un Cádiz roto, con las líneas muy separadas y tan solo con alguna internada aislada del debutante Migue García, que serguro puede dar muchas alegrias a la afición cadista por su descaro y ambición y con un voluntarioso Perico, el Cádiz sumaba tres puntos que no deben tapar el mal partido del conjunto amarillo. Lo positivo para el Cádiz, es que enfrente no tenía a un rival que pudiese hacer temer por el resultado, pero mucho deben cambiar las cosas en este equipo si de verdad quiere aspirar a luchar por algo más que sea estar al final de temporada entre los cuatro primeros del grupo IV y por lo tanto a jugar el Play-off.

Mucha culpa de esto deben tener los nuevos responsables en la parcela deportiva, los fichajes que vengan en la próxima semana y como no, Raúl Agné, que tiene la obligación de hacer que todo esto funcione mucho mejor que en la mañana de hoy donde lo único aprovechable que podemos sacar de este lamentable partido del Cádiz CF es el resultado. Deben mejorar mucho las cosas para poder al menos tener una minima oportunidad, si los resultados acompañan, para que podamos luchar por el liderato. Cosa que a estas alturas se nos antoja casí imposible. 

2CÁDIZ C.F. S.A.D: Alejandro, Tomas (Migue García Min. 46), Josete, Fran Pérez, Ceballos, Garrido, Martins, Kike López, Kike Márquez (Fall Min. 75), Villar (Perico Min. 46) y Dioni.

1 – ECIJA BALOMPIE: Gerardo, Manzano, Manu Mico, Javi Pérez, Salva, Úbeda (Alfonso Min. 55), Caye Quintana, George, Juanfri (Mauro Min. 70), Rubén Alonso (Youssouf Min. 90) y Alvaro Ocaña.  

GOLES: 0-1, Min. Caye Quintana (Min. 36) 1-1, Kike Márquez (Min. 49) 2-1 Kike Márquez (Min. 52)

ÁRBITRO: David Jiménez Moreno (Colegio Castellano-Manchego). Mostro tarjeta  amarilla a Martins (Min. 81) por los locales y a Ubeda (Min. 21) y Manu Mico (Min. 82) por los visitantes.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada nº 23 de la Segunda División B Grupo IV. Entre cien y doscientos aficionados a lo sumo (pocos con respecto a lo que en principio se pensaba) se dieron cita media hora antes del encuentro en las puertas de tribuna en contra de la gestión de Sinergy y pidiendo su abandono de la entidad cadista. Con canticos y gritos de “Gaucci vete ya” o “El Cádiz somos nosotros” la masa cadista demostró su malestar y dejo clara su postura con respecto al problema institucional que acucia al equipo amarillo desde hace unos meses.  “Mentiras y engaños, Sinergy vete YA” era una de las pancartas que se podían ver en una de las gradas del estadio Carranza en la matinal de este domingo. Tan solo entre 5.000-6.000 espectadores, poblaban las gradas de un estadio que ha visto mejores tardes de futbol.