Toca aprender de los errores y mirar hacia adelante

Ocio/Cadiz Club de Fútbol
La temporada 2013-2014 tampoco ha sido la del ascenso cadista

Con el gol de Pirulo en el minuto 93 el pasado fin de semana en Hospitalet, el Cádiz C.F.S.A.D ponía fin a la temporada 2013-14. Una campaña de amargo final. Una dureza que por conocida no deja de fastidiar y que produce un sabor acre en las miles de gargantas de los cadistas. 

En el Cádiz de la temporada que recién finalizó se han hecho las cosas mal, rematadamente mal. Desde lo deportivo pasando por lo institucional todo ha sido un despropósito. Pero como ya paso el tiempo de relamerse las heridas, toca mirar hacia delante. Sin embargo para no volver a repetir  los mismos errores y caer de nuevo en el mismo agujero, no está de más que echemos la vista atrás y repasemos con datos objetivos una campaña en la que, por cuarta vez consecutiva, no se consiguió el objetivo y por tanto obligará al Cádiz a comenzar de nuevo desde cero y un año más en la división de bronce del futbol español. 

El Cádiz CF concluyó la temporada regular en la 4ª posición de la tabla clasificatoria con 71 puntos en su casillero. Un puesto que daba derecho a jugar el playoff por el ascenso que tuvo el final que ya todos conocemos y del que no volveremos a hacernos eco para no volver a meter el dedo en la llaga ya que la herida aún esta supurando. 

La temporada comenzó en el Municipal de Bahía Sur el 24 de agosto del pasado año con un empate a uno ante los isleños. La segunda jornada, ya en Carranza, se le ganaba por la mínima al Guadalajara, era el último día del mes de agosto. El 7 de septiembre, los amarillos, volvían a jugar como local, en esta ocasión ante el Algeciras al que se le venció por la mínima con un gol de Juan Villar. Jornada 4 del campeonato y el Cádiz se pasea en Écija al que le endosa un 1 a 6. De las pocas alegrías de la temporada a domicilio. De nuevo en el Ramón de Carranza los gaditanos golean al conjunto malagueño de El Palo, por cuatro goles a cero. Carranza comenzaba a ser un fortín. El 29 de septiembre del año 2013, primera de las muchas derrotas jugando como visitante. Uno a cero en el campo del Lucena. La siguiente jornada visitaba el feudo gaditano el conjunto que a la postre se convertiría en la sorpresa del grupo, La Hoya de Lorca. El Cádiz solo era capaz de empatar a cero frente a los murcianos. Ya en el mes de octubre, concretamente el 16 de dicho mes, el Cádiz caía inmerecidamente en tierras manchegas frente al Albacete por dos goles a uno. Quizás ese fue uno de los mejores partidos de los amarillos a domicilio y que pudo marcar un antes y un después en la presente campaña. En la jornada nueve, se vence al Arroyo por tres goles a uno y en la decima en el Álvarez Claro de Melilla se empataba a uno con un gol de Andrés Sánchez en los minutos de prolongación. 

Primeras diez jornadas de campeonato y el Cádiz ocupaba por aquel entonces la séptima posición con 18 puntos a uno solo del cuarto clasificado el Guadalajara y a cuatro del líder el Albacete. Aún quedaba tiempo para conseguir el liderato. 

El 30 de octubre de 2013 se disputaba la jornada decimoprimera. Visitaba Carranza el filial del Almería. Tres a cero y tres nuevos puntos para el casillero amarillo. Tocaba visitar tierras cordobesas y el conjunto amarillo lograba un triste empate frente al que por aquel entonces era colista de la clasificación, el Córdoba B. El Cádiz comenzaba a no carburar cuando cruzaba el puente. De nuevo en la fortaleza gaditana, el derbi provincial frente a la Balompedica Linense se saldaba con una nueva victoria. Tres a uno. En la jornada siguiente en Bajo de Guía, el Cádiz se paseaba frente al Sanluqueño, cero a tres. Tocaba entonces el Granada B en Carranza. Más apuros de los inicialmente previstos, pero nueva victoria. Esta vez por dos goles a uno. Se iniciaba diciembre en tierras sevillanas. El Cádiz era incapaz de vencer en la ciudad deportiva del Sevilla ante un filial que ya empezaba a coquetear con el descenso (2-1). Tras esa jornada, el grupo representado por el periodista gaditano Carlos Medina, se hace con el paquete mayoritario de acciones del conjunto amarillo, lo que suponía el adiós de Sinergy. El grupo con sede en Bristol dejaba los despachos de Carranza con un agujero económico más que considerable desde que se hizo cargo del club en agosto de 2012. Una nueva etapa se iniciaba y aún quedaba mucha campaña por delante. 

La carrera de obstáculos en que se había convertido la temporada, traía hasta Carranza al Cartagena, uno de los favoritos junto a los amarillos. Tablas en el marcador y reparto de puntos. La Roda del ex entrenador gaditano Monteagudo no fue obstáculo y los Airam y compañía se trajeron de tierras manchegas los tres puntos tras vencer cómodamente por un gol a cuatro. Parecía que el conjunto gaditano se afianzaba en los puestos de privilegio de la tabla clasificatoria. El 20 de diciembre se cerraba la primera vuelta y el Cádiz era derrotado por primera vez en su feudo. El culpable, el Cacereño. Un tres a cuatro que dejaba a los hombres de Agné en la cuarta posición de la tabla. Siete puntos separaban a los amarillos del liderato ostentado por un sorprendente La Hoya de Lorca y con solo dos de ventaja sobre el quinto clasificado la Balompedica Linense de Rafael Escobar. 

Finalizaba la primera vuelta con aún todo por decidir y muchas jornadas para intentar quedar campeón, pero no era menos cierto que el equipo gaditano ya dejaba entrever las carencias que al final de temporada pasarían factura. 

Se acercaban los Reyes Magos y la segunda vuelta comenzaba con un derbi provincial. El San Fernando visita Carranza y el Cádiz con goles de Perico y Juan Villar no dejaba escapar la victoria. Las jornadas veintiuno y veintidós, se saldaron con dos derrotas. En dos salidas continuadas, a Guadalajara y posteriormente a Algeciras, el Cádiz fue incapaz de traer algo positivo en su zurrón y el cadismo comenzaba a verle las orejas al lobo. Entre medias una victoria ante el Écija en Carranza, apaciguaban algo los ánimos. En la jornada veinticuatro nueva salida. Esta vez a la barriada malagueña de El Palo y nueva derrota. Las excusas las de siempre. Campo pequeño, de césped artificial, etc. 

Cómoda victoria ante el Lucena con dos goles de Airam Cabrera en la jornada veinticinco. El Cádiz en la cuarta posición veía el liderato a once puntos a falta de trece jornadas. Matemáticamente aún era posible pero racionalmente no. Y más aún cuando en la siguiente fecha del calendario el destino era Lorca. El ‘Brócoli Mecánico’ se merendaba a los de Agné por un contundente tres a cero. Saltaban todas las alarmas en la Plaza de Madrid. De nuevo en la balsa de aceite en que se había convertido Carranza se vence al Albacete por goleada (4-0). Una alegría para la afición y poco más. Nueva salida, esta vez frente al Arroyo y nuevo ridículo al no pasar del empate a cero frente a un conjunto que estaba en puestos de descenso. El Cádiz caía a la quinta plaza y se colocaba a tres puntos del cuarto clasificado. 

Con este panorama se iniciaban las últimas diez jornadas de liga. Goleada en casa al Melilla por cinco a uno y a esperar resultados. La jornada treinta, supone un nuevo varapalo para el cadismo. En Almería, frente al filial almeriense se reciben tres goles y Raúl Agné siente como su banquillo se tambalea. El cuatro a dos en casa frente al Córdoba B, parece calmar algo los ánimos de afición y directiva pero solo fue pasajero. El 18 de marzo del presente año, los nuevos dirigentes (Locos por el Balón) y la administración concursal del Cádiz Club de Fútbol comunican al míster aragonés su cese.

Los motivos del cambio de entrenador, fueron principalmente deportivos. Los números del conjunto cadista lejos de Carranza en la segunda vuelta, eran lamentables. No se conocía la victoria y en seis encuentros solo se había conseguido sumar un punto. Uno de 18 posibles, lo que convertía al Cádiz a esas alturas de campeonato en el colista de una virtual clasificación.

Llega Calderón 

Tras la marcha del de Mequinenza, se hace cargo del conjunto amarillo Antonio Calderón. El gaditano tenía ocho jornadas para conseguir que el Cádiz jugase los playoff por el ascenso. Comenzó su andadura en La Línea frente a la Real Balompédica a la que se gana por un gol a dos. La siguiente jornada se le gana al Sanluqueño en casa por dos a cero. Se empata a tres frente al filial del Granada en la jornada treinta cuatro para posteriormente vencer en casa al Sevilla B por tres a cero. El Cádiz era cuarto con 64 puntos, seguido por el Guadalajara a solo uno. La visita a Cartagena y el empate a uno cosechado, sacan a los amarillos de los puestos de playoff a falta solo de dos jornadas. Todo estaba por decidir. En el penúltimo partido de la temporada regular, cuatro a uno a La Roda que sumado a la derrota del Guadalajara frente al Melilla dejaban el camino libre para que en la última jornada y en el Príncipe Felipe de Cáceres, los de Antonio Calderón sellaran su pasaporte definitivo a los playoff de ascenso. 

El sorteo quiso que nos jugáramos la primera eliminatoria frente al segundo clasificado del Grupo III, el Hospitalet, que por meritos propios ha entrado a formar parte de la negra historia cadista y que como ya saben todos nuestros universales lectores, apeó de la forma más injusta y dolorosa posible a los de Calderón del sueño del ascenso. 

El Cádiz sumó en las 38 jornadas un total de 71 puntos. Solo perdió un partido como local y ocho como visitante. Entre las notas destacadas de la temporada, los 23 goles de Airam Cabrera y los 18 de Juan Villar. 

El primer objetivo de quedar campeón no se consiguió y el segundo de ascender en los playoff tampoco. Queda hacer borrón y cuenta nueva y mirar hacia delante. Parece que la intención del grupo con sede en la localidad sevillana de Tomares, es ofrecer la renovación a Antonio Calderón y hacer un equipo de garantías que este luchando desde la primera jornada por el liderato. 

Existen mimbres suficientes para confeccionar una buena plantilla. Jugadores como Airam, Villar, Ceballos, Andrés Sánchez… junto con los nuevos fichajes, podrían armar un plantel de garantías, que no pase los apuros de la temporada que recién finalizo. Se necesita continuidad tanto en lo deportivo como en lo institucional y aprender de los errores. La afición, pese al brutal palo sufrido en el Municipal de Feixa Llarga, está con ganas y con poco que se le ofrezca volverá a llenar las gradas de Carranza para que esta vez sí el objetivo del ascenso sea toda una realidad haya por junio de 2015. Esperemos que la próxima temporada sea la definitiva.