La realidad viste de forma clara y sencilla

Ocio/Actividades
Un momento de la obra

OBRA DE TEATRO 

CONVERSACIONES CON MAMÁ 

MARIA GALIANA Y JUAN ECHANOVE 

Cita de nivel en el Gran Teatro Falla con dos artistas de renombre y entrañables, nuestros queridísimos Juan Echanove y María Galiana, conocídisimos por el público por la serie que emite la Primera, 'Cuéntame'.

Con puntualidad inglesa se apagan las luces del escenario y se abre el telón. Aparece en escena Juan Echanove que interpretará el papel de Jaime, un hijo que va a visitar a su madre ya que tiene numerosos problemas que le agobian. 

La estancia que se puede observar en las tablas es una cocina blanca, justo detrás se verá un gran ventanal, una mesa con tres sillas y en un lateral un sillón, mesita y una lámpara de pie. También se observan varias puertas que hacen que nos imaginemos las distintas habitaciones que posee la improvisada casa. 

Juan Echanove saldrá primero a la escena y poco después María Galiana, Jaime el hijo que va a visitar a su madre le recriminará que haya salido y no le haya comentado nada a la vecina de dónde había ido y tampoco que se haya molestado en llamarle para comentárselo, o dejarle un simple mensaje en el buzón de voz, Jaime le dirá, que es una mujer mayor y no debe salir de casa sin que el sepa dónde va o deja de ir. Su madre le dirá que lo que el teme es encontrársela un día muerta en la casa. 

Y así se dará comienzo a una comedia con toques de máxima actualidad, ya que se hace referencia al desempleo. Jaime lleva algún tiempo ya parado y no encuentra trabajo. Está desesperado, ve que su mundo de apariencias como le comenta la madre se desmorona, tiene problemas con sus hijos, no existe buena comunicación con su mujer Laura, tiene que aguantar a su suegra (como muchas veces durante toda la obra le recordará de forma burlesca su mamá) además las deudas le están consumiendo vivo. Está desesperado y acude a su madre para que ésta venda la casa y así el pueda pagar su hipoteca, además del colegio de los niños, etc. 

Su madre le hará ver a su hijo que los problemas tienen solución, pero que no tiene porque ser la venta de la casa, puede haber otras formas. Le hace comprender que no puede seguir viviendo en ese mundo de apariencias en el que vive. Y que tiene que afrontar su realidad. 

Durante toda la obra María Galiana hará alusión a la terrible suegra, a que su hijo no se acuesta con su mujer y no habla con sus hijos, no le escucha y la madre razonará con él, del porqué se niega a la venta de su casa. Ha conocido a un indigente argentino, Gregorio de 69 años, ella tiene 82 años y se ha enamorado de él y durante algún tiempo comparten sus vidas. Su hijo le recrimina, es mucho más joven que tú, y ella le dice que querías que me echara uno de 120, el público ríe en numerosas ocasiones los comentarios de la madre. 

El hijo lamenta que su madre haya olvidado a su papá fallecido, ya que en su velatorio no lloró, Jaime piensa de forma equivocada que su madre no quería a su papá, la madre le comentará que su padre fue el gran amor de su vida y aun incluso sabiendo que el padre la engañaba siempre le quiso y nunca fue capaz de recriminarle nada. 

Estamos ante una comedia romántica y muy realista, en ella podemos observar situaciones cotidianas, que se ven en la vida real y que no nos deja indiferente. 

Al acabar los dos actores serán son ovacionados por un público que ha escuchado expectante la obra y que ha reído en numerosas ocasiones.