'Maléfica', una película muy entretenida y espectacular

Cine/Críticas
Carátula del film

Título: Maléfica

Título Original: Maleficent

Género: Fantasía

Nacionalidad: USA

Año: 2014

Director: Robert Stromberg

Guión: Paul Dini, Linda Woolverton

Reparto: Angelina Jolie, Juno Temple, Elle Fanning, Miranda Richardson, India Eisley, Sharlto Copley, Sam Riley, Brenton Thwaites, Imelda Staunton, Marama Corlett, Peter Capaldi, Toby Regbo, Lesley Manville, Kenneth Cranham, Agathe Anne G, Craig Izzard, Hannah New, Osmond Edd, Jo Osmond, Liam McKenna, Guy Potter, Julian Seager

CRÍTICA

Escuchar Walt Disney y película en la misma frase suele ser el preludio de que la todopoderosa compañía californiana, indiscutible jerarca del cine infantil, juvenil y de aventuras, prepara una de sus descomunales superproducciones, que suelen acabar convirtiéndose en filmes muy conocidos por la ciudadanía, trascendiendo lo meramente cinematográfico. Claro ejemplo de ello son las archiconocidas ‘Crónicas de Narnia, la saga de ‘Piratas del Caribe’ o los inmortales Mickey Mouse, Pato Donald o el millonario Tío Gilito (que por cierto ha cambiado su domicilio fiscal y se ha nacionalizado suizo) 

A pesar de todo, hace ya casi dos décadas, cuando el cine de animación comenzaba a  asomar tímidamente su carita de recién nacido a través de los barrotes de la cuna, la Disney tomó una decisión que estuvo a punto de acabar con la compañía. Los padres de Mickey Mouse desdeñaron el cine de animación y lo consideraron como una moda pasajera, por lo que siguieron trabajando de la manera habitual, lo que suponía unos costes de producción por película casi 100 veces más altos que los del otrora pequeñín Pixar, convertido ya en un gigante, cuyo hijo mayor, el vaquero Woody, de Toy Story, era un icono para la mayoría de los chavales de la época.  Al final, la empresa californiana acabó por redirigir su rumbo y adaptarse a los nuevos tiempos, evitando hasta en tres ocasiones la quiebra (gracias en parte a la flexibilidad de los inversores).

Y aunque el refrán dice “Si no puedes vencerlos, únete a ellos”, la Disney lo interpretó como un “Si no puedes vencerles, cómpralos”. Y eso hizo. Desde entonces, Pixar forma parte del gigante americano y pelea por los espectadores contra Dreamworks, el otro gran referente de la categoría.

La película de esta semana, ‘Maléfica’  , cuya productora es evidente si han leído los párrafos anteriores, es otra  de las muchas series y largometrajes que parten de personajes de cuentos ‘reales’, para después innovar en su forma de contar la historia, consiguiendo muchas veces sorprender (gratamente), al espectador.

Es fácil ver desde el primer minuto que ‘Maléfica’ es una película construida de una manera en la que el guión está al servicio de la estética, aunque en esta ocasión me parece una decisión acertada. Al fin y al cabo se trata de entretener y deslumbrar, por lo que sus 97 minutos de duración son un desfile de escenas con unos efectos especiales que dejan con la boca abierta al más pintado. 

Y dejo para el final, como si de las bodas de Canaan se tratara, a su protagonista, Angelina Jolie. Además de  la impresionante presencia que suscita su aparición en pantalla, el trabajo en la dirección de Robert Stromberg, hace que la Bella (pero no durmiente) Angelina, luzca y brille con luz propia y que sea capaz de dotar a su personaje con una personalidad más que destacable. Al comienzo de la película el espectador ve en la pantalla a Angelina Jolie, pero a los diez minutos ya es Maléfica la que aparece.

En definitiva, una película muy entretenida, espectacular y que combina el poder de convocatoria de la famosa Angelina con una grandiosa exhibición de efectos especiales.

Y por cierto, no se olviden de que a pesar de las agradables apariencias y los trajes de seda negra, Maléfica es perversa.

Pero también encantadora.