Acuerdo entre Diputación y UCA para beneficiar a 427 estudiantes

Ocio/Actividades
Loaiza y González Mazo

Cuatrocientos veintisiete estudiantes de la Universidad de Cádiz (UCA) recibirán aportaciones mensuales para ampliar en un trimestre sus estancias de estudios Eramus en distintos países de la Unión Europea.

El Presidente de la Corporación Provincial, José Loaiza, y el Rector de la UCA, Eduardo González Mazo, han firmado hoy un protocolo de colaboración en materia de financiación de las estancias de estudio Erasmus de la UCA para el curso 2014/2015.

Con este acuerdo, que ambos han augurado que tendrá continuidad en los próximos meses, “universitarios de los cuatro campus de la UCA podrán ampliar sus estancias de estudios Erasmus más allá del tiempo previsto en el programa inicial, con la aportación de Diputación de 320.125 euros. Esto supone financiar los costes de 1.175,5 meses de estancia en el extranjero hasta completar la formación en países de la Unión Europea durante 3.270,5 meses en total”, ha precisado el titular de la Corporación Provincial, José Loaiza, quien ha destacado la importancia de la formación “en un mundo globalizado, en el que la formación es fundamental para lograr el desarrollo social de la provincia”

El rector de la UCA, Eduardo González Mazo, ha agradecido “el compromiso adquirido por la Diputación de Cádiz para la dotación económica necesaria para la culminación de las estancias de estudio de nuestros universitarios Erasmus, una financiación fundamental para nuestros alumnos, que pone de relieve la responsabilidad compartida que tenemos todas las instituciones públicas de esta provincia con su desarrollo socioeconómico”.

Un estudio de impacto sobre el programa europeo Erasmus para la movilidad de estudiantes y docentes, realizado a partir de entrevistas a unos 57.000 jóvenes, que la Comisión Europea (CE) tiene previsto publicar a finales de septiembre, avanzado hace unos días por fuentes comunitarias, demuestra que estudiar en el extranjero con una beca Erasmus, además de ser una experiencia enriquecedora, ayuda a los jóvenes en el mercado laboral, ya que reduce a la mitad sus probabilidades de estar parados durante un largo periodo de tiempo, en comparación con los estudiantes que no van al extranjero.

El estudio incide, además, en que los jóvenes que disfrutan de este tipo de beca vuelven a sus países de origen no sólo más seguros y más tolerantes hacia otras culturas, sino también más curiosos, con más posibilidades de resolver problemas, con mejores habilidades organizativas y mayor facilidad para adaptarse de manera rápida a nuevas situaciones.

Con el protocolo firmado Diputación y UCA “aúnan esfuerzos para construir un futuro basado en el conocimiento. Con colaboraciones como la rubricada hoy, este reto está más cerca”, han coincidido en asegurar Loaiza y González Mazo.