El mecido de las olas deja paso a una comparsa a la que también habrá que oír

Carnaval/Concurso
El grupo, en el local de ensayo

Ya nadie se extraña cuando se le pregunta por la comparsa mixta. Se conoce y bien. Mucha culpa la tienen Rafael Pastrana Lorenzo y María del Carmen Jiménez Barea, autor y directora respectivamente. Cada uno en su parcela han conseguido que se hable mucho y mejor de este grupo que sigue escalando peldaños con la innovación por bandera. Y convenciendo al jurado en cada certamen, lo que queda demostrado con su presencia regular en los cuartos de final. Precisamente, Rafael Pastrana Lorenzo, analiza para Universo Gaditano los entresijos de 'Óyeme', su nuevo proyecto para 2014.

-Nuevo año y nuevas ilusiones

-Muy ilusionado. Llevamos mucho tiempo trabajando y ojalá podamos saborear los frutos.

-¿Mucha responsabilidad? La gente ya empieza a esperar a la comparsa

-Efectivamente. La comparsa cada vez es más seguida. Paso a paso va consiguiendo concentrar a más gente que la espera. Hay expectación por escucharnos y es evidente que te crea una responsabilidad. Pero que es pequeña e incluso bienvenida. El hecho de que tengan ganas de escuchar lo que llevas es un privilegio.

-¿La idea no tardó mucho en surgir?

-Sí, las ideas siempre suelen surgir pronto. Yo no conozco el término parón. Estoy todo el año dando caña. Desde que acabamos con 'La Ola' ya estaba pensando en la nueva comparsa. Además está el coro por lo que me paso 365 días dándole vueltas al coco. Surgió pronto y con las ganas de hacer una cosa distinta.

-¿Se le ocurrió a usted verdad?

-Suele pasar. Yo propongo la idea y el desarrollo. El nombre ya es cosa del director musical Dani Martínez.

-¿Qué se puede contar?

-Sin desvelar nada es una comparsa más de las nuestras. Mantiene el estilo, muy musical y metafórica pero a la vez innovadora.

-Caras nuevas para este año.

-Hay alguna cara nueva concretamente dos voces y en la orquesta también ha habido cambios.

-Parece que ya tienen mayor competencia

-Creo que debería de haber más unión. La cosa está muy dividida. Hay demasiada rivalidad.

-¿Objetivos?

-Siempre quiero llegar cuanto más alto mejor. Puede que esté más fácil aunque eso nunca se sabe realmente. Lo mismo tienes más expectativas y al final te dan una patada porque hay dos o tres a los que no les gustan las comparsas innovadoras.

-¿Cómo ve la modalidad pese a las cacareadas ausencias?

-Algo tocada por los que no están. Es evidente. Pero es la reina de la fiesta, la que más pasiones levanta y la más rica en estilos. Hay están Antonio Rivas, Martín, Juan Fernández. Ninguno se parece entre ellos. La modalidad pasa por un buen momento pero no puede renunciar a la evolución.

-¿Cree que va aparejada con la calidad?

-Depende del año. Pero lo dudo. La calidad empieza a descender por debajo de cuartos de final. Que haya muchas significa que gusta mucho pero no que todas tengan un nivel mínimo. También tiene mucho que ver el hecho de que la comparsa trasciende mucho de nuestras fronteras.

-¿Es más fácil hacer llorar que reír?

-Parece ser que sí. Hacer una chirigota es muy complicado. Yo admiro a los chirigoteros que llevan tantos años, un popurrí de 8 minutos haciendo reír es muy difícil de hacer. Las redes sociales también han hecho mucho daño con el tema de los chistes. La comparsa gusta más pero es menos complicada.

-¿Y de Juan Carlos y Los Carapapa qué me dice?

-Me encanta. Ojalá yo pudiera hacerlo también, es decir, que me quedara sin ir al Falla porque tengo una oferta económica de fuera. Pueden hacerlo porque tienen seguidores y talento. Entiendo y respeto al que va al Falla y al que toma la decisión que han tomado ellos.

-¿Sabe algo del CIF?

-Parece que ha sido una complicación. Y digo parece porque hay más comparsas que nunca. La protesta que se planteó se hizo un poco tarde, a dos días del cierre del plazo de inscripción. Si fuera tan nefasto se hubiese rajado más gente.