Los marcianos se quedan en la Tacita y componen una canción para Cádiz

Carnaval/Concurso
El grupo, en el local de ensayo

El año pasado fue una de las comparsas más maltratadas por el jurado del Concurso Oficial de Agrupaciones. 'Lo siento picha no to er mundo puede ser de Cai' ocupaba el noveno lugar de la clasificación muy lejos de sus dos posiciones de finalistas alcanzadas con 'Ciudadano Zero' y 'Juana La Loca' en los años precedentes. Más ilusionado que nunca y con una idea que tenía pronto en la cabeza, su autor, Constantino Tovar, analiza para Universo Gaditano los entresijos de su nueva apuesta, 'La canción de Cádiz' y el estado de la modalidad.

-Nuevo año y nuevas ilusiones

-Ilusionado como siempre. Este porque es el último por ahora hasta que llegue el siguiente.

-¿Hay ganas de sacarse la espinita tras el noveno puesto?

-Eso nunca se sabe. El Concurso depende de muchos factores. Si es por el premio estás en manos del jurado. Hay ganas de volver a gustar tanto o más como el año pasado. Y esperamos gozar del beneplácito del jurado que no tuvimos en 2013.

-La idea surgió muy pronto

-La idea la llevaba yo maquinando desde hacía tiempo y las circunstancias de este año nos invitaban a sacarla. Además todo se aceleró por los rumores que señalaban a que no salíamos. Estábamos un poco indignados con todos esos comentarios infundados que se escucharon. Se utilizó nuestro nombre en una historia donde no teníamos nada que ver. Por eso lo anunciamos pronto para que la gente se quedara tranquila.

-¿Cómo surgió?

-De repente pero hace algún tiempo. Siempre tengo cuatro o cinco nombres con ideas que llevo tiempo queriendo sacar. Últimamente siempre me decanto por apuestas que siempre tenía la ilusión de presentar pero que antes no me atrevía. Me lleva pasando desde el año de 'Voces'. 

-¿Qué se puede contar?

-Que es una canción y que es de Cádiz. Bromas aparte se encuentra en fase de creación. La idea poco a poco se va madurando. Pero la gente intuye de lo que va.

-¿Será otra nueva vuelta de tuerca a las que nos tiene acostumbrados?

-Está claro. Es más en la actualidad hay mucha gente que intenta hacer lo mismo. Para el espectador es importante comprobar que un autor es capaz de hacer cosas distintas. Se puede decir que es más comparsa que del año pasado, más estilizada y relacionada con los orígenes para que se me entienda.

-¿Caras nuevas para este año?

-Solo un cambio. Joaquín el guitarra se marcha. Quería descansar. Me expuso los motivos y lo ví claro. Le reemplaza un antiguo componente de la comparsa de Nene Cheza.

-¿Cómo ve la modalidad pese a tan cacareadas ausencias?

-Como todos los años. Hay gran expectación alrededor de las comparsas. Eso sí llevamos un tiempo estancados en las formas, se está frenando la ruptura de la comparsa con la línea tradicional. Me interesa comprobar qué hacen gente como Germán o Bustelo este año en solitario. Es indiscutible que las ausencias se notarán. Pero a rey muerto rey puesto. En la mente de todos dos grandes comparsas que faltan aunque no nos podemos olvidar de que tampoco estará Joaquín Quiñones.

-Para alguien que viene de la cantera en la modalidad de comparsas el hecho de que se bata un récord debe ser una satisfacción

-Ahí discrepo un poco. La cantidad no siempre es sinónimo de calidad. Todo depende de que vengan comparsas que aporten algo nuevo y tengamos una buena variedad. En muchos casos lo que se hace es imitar. Sería importante que la gente que viene de atrás siga escalando como ocurrió el año pasado.

-¿Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

-No se qué decirte. Las comparsas actualmente están muy exigidas con el tema de hacer reír. Si comparas con los años 90 en aquella década tan solo cinco o seis comparsas llevaban cuplés divertidos, el resto una excusa para cantar el estribillo. Más que con hacer llorar la gente relaciona hoy en día la comparsa con la crítica.

-Desde fuera ¿qué opina las ausencias destacadas y de la fusión de los grupos de Aragón y Los Carapapa?

-El hecho de participar es una decisión de ellos. Nadie está obligado a concursar. Han creado un espectáculo mixto muy inteligente y han aprovechado el momento, lo que al menos al principio les garantiza el éxito. Hay que distinguir entre los que reivindican desde afuera y los que lo hacemos desde dentro. Ellos ahora prefieren hacerlo desde afuera y yo no lo voy a criticar ni a alabar. A mí me gusta ir a concursar y lo que hagan los demás me trae sin cuidado. Eso sí, cuando has decidido participar tienes más motivo para pelear luego y desde fuera estás menos legitimado para protestar.

-¿Y el CIF dónde lo dejamos?

-Se ha creado con la intención de hacer un bien pero como hay poco tiempo para hilvanar esta historia al final terminamos creándole un problema a la gente. El Ayuntamiento no puede irse de rositas en toda esta historia ya que debe organizarlo y no lavarse las manos. Tiene que haber un concejal que conozca el mundo del Carnaval que esté capacitado para ponerse al frente del Concurso y no dejarlo en manos del Patronato ya que es un error. Hay que poner al frente a una persona que esté cobrando para que se le puedan pedir responsabilidades. Los que lo organizan le ponen toda la buena fe del mundo, son gente que se han dejado la vida en el Carnaval en algunos casos y no se les puede echar nada en cara porque lo hacen con la mejor intención y preparación que pueden.