'El ejército rojo', un coro reivindicativo y crítico con los tiempos que vivimos

Carnaval/Concurso
El autor, Salvador Longobardo

El nombre de Salvador Longobardo va indisolublemente ligado al universo del tango. Ya son 27 años saliendo en coros y podían haber sido algunos más si el trabajo no le hubiese obligado a coger la maleta y marcharse fuera de Cádiz por un tiempo. Para 2014 se ha embarcado en una nueva aventura, 'El ejército rojo', con la que se encuentra ilusionado como el primer día. De hecho, recupera a algunos históricos del primer coro en el que salió en 1978. Con la experiencia que dan los años y la persepctiva de tantos Concursos vividos, Longobardo analiza para Universo Gaditano su nueva apuesta y enjuicia el estado actual de la modalidad.

-Nuevo año y nuevas ilusiones

-Ilusionado como no podía ser de otra forma. Con esa mezcla de sentimientos de siempre que conjuga ilusión y nerviosismo. Hemos conseguido hacer un buen coro pese a las dificultades. De hecho, los últimos dos componentes se incorporaron hace pocas semanas.

-27 años en el universo del tango si no me equivoco

-Este año hago 27. Podría decir 37 porque no he parado nunca. Solo las circunstancias laborales que me obligaron a marcharme a Castellón me impiden alcanzar esa marca.

-¿Cuándo y cómo surgió la idea de 'El ejército rojo'?

-La idea siempre suele surgir pronto. Yo la tenía en la cabeza desde la semana de Carnaval. La fiesta acabó el 17 de febrero y el día 23 ya apareció el nombre en los medios de comunicación. Va ser un poco cañera, reivindicativa y social.

-¿Qué se puede contar?

-Será un coro crítico y en una línea muy reivindicativa. Daremos nuestros palos. No está la cosa para poesía ni para exaltar a la piconera. Creo que hay que denunciar muchas cosas.

-¿Objetivos?

-El objetivo con el que partes siempre es el máximo. Soy consciente de que tengo carencias y que el coro viene de una partición. Estamos ante un embrión que tenemos que ir asentando. Nos falta una vuelta de tuerca para poder competir con los grandes.

-¿Caras nuevas?

-Se ha incorporado mucha gente a los que ya veníamos de 'La guaracha'. Para completar el grupo hemos recurrido a coristas que vienen de otros grupos. Debutantes muy pocos, solo dos o tres.

-¿Es verdad que recupera a históricos coristas de 'Los camaleones'?

-Pues sí. Es el caso de Fofi, un histórico guitarra que salía conmigo en aquel coro. Ha sido un reencuentro muy especial. Hacía mucho tiempo que no nos veíamos. El chaval se tuvo que ir a Mallorca y ahora ha regresado. Una tremenda alegría.

-¿Cómo ve la modalidad?

-La modalidad la veo inmovilista. En chirigotas si llega una puntera desbanca a todas las demás. En la final de comparsas de 2013 hubo dos debutantes y algunas vacas sagradas se quedaron fuera. Parte de "culpa" del inmovilismo la tienen los coros grandes que se lo han ganado con su buen hacer. En coros tienes que hacer una barbaridad para desbancar a los de arriba que siempre traen una inercia increíble. O haces una locura o te quedas a mitad de camino.

-¿Al menos en cantidad está bien servida la cosa?

-Lo de la cantidad está bien para el público y porque la calle se llena de coros. No creo que haya tantos coristas de verdad para pelear por derecho. Hay coristas para 10 coros y que luchen entre ellos. Hay gente para salir en coros pero quizás no tantos coristas de verdad.

-Vuelve Nandi con lo que todo es más difícil

-Sin duda es un atractivo. Estamos hablando de uno de los grandes. Nadie le puede discutir que lo que hace lo hace bien.

-¿Hace falta un CIF para un ejército rojo?

-Las cosas que están hechas, hechas están. Es verdad que el Carnaval debe ser más sencillo pero si se establece esa nueva legalidad vigente habrá que aceptarla. Más controlados vamos a estar y menos suspicacias vamos a levantar.