La chirigota de Luis María Rodríguez volverá a sus orígenes en el COAC 2013

Ensayos/Chirigotas
El divertido grupo de Luis María

Luis María Rodríguez Rondán es uno de estos personajes incombustibles, de esos tipos entrañables que entienden el Carnaval como hay que entenderlo. No se preocupa tanto de la competición y de la lucha y emplea su tiempo en investigar y buscar fórmulas novedosas para que sus chirigotas aporten el vanguardismo y la evolución a veces tan necesaria en la fiesta. Para 2013 ha vuelto a sus orígenes y ha repescado la esencia carnavalesca y también humana de aquellos embobaos que tanto hicieron reír hace ya algún tiempo. Su apuesta chirigotera la resume de una forma muy gráfica y divertida al señalar que "es un tipo muy gaditano y que nos ha costado muy poco dinero porque es sencillo, original y gracioso". El autor de ‘Hay quien dice que "Cadi" avisa que precisamente "la representación va a estar muy presente, volvemos a los orígenes de ‘Los embobaos’ de aquella trilogía que tanto nos gustó" y añade Luis María que "yo no sé entender el Carnaval de otra forma, no busco la fama ni la gloria, solo echar un buen rato con los amigos". Para esta aventura han repescado a históricos componentes como Dani Puyana o Manuel El Cañería, veteranos con trayectoria en el Carnaval y que le permite afrontar el Concurso con garantías ya que el grupo es una conjunción de gente experta y algunos jóvenes. A este respecto, otra de las caras visibles y conocidas de la chirigota, Antonio Beiro añade que "desgraciadamente no hemos podido sumar a más antiguos componentes pese a que lo hemos intentado y hay que estar muy agradecido a Manuel El Cañería que ha sido el gran artífice de que podamos salir juntos". Cuando uno se encuentra cara a cara con Luis María es inevitable preguntarle por si alguna vez sacará alguna chirigota un poco más clásica. De forma explícita nos comenta que "no me sale, en 2012 intenté hacer algo con Carapalo y no salió, nosotros apostamos más por la interpretación que es el terreno en el que me desenvuelvo mejor, no llevamos forillo, ni atrezzo" A este respecto añade, en relación con el mal resultado obtenido en el pasado certamen, que "la culpa fue mía, no me quise comer mucho el coco y fracasé". Preguntado por el presunto mal estado de forma de la chirigota clásica Rodríguez Rondán considera que "aburre y no arriesga. Anteriormente se premiaba, incluso ha habido años donde ha triunfado la repetición, pero ahora no", teoría que no es compartida por Antonio Beiro que no cree en el supuesto declive. Finalmente era absurdo pero intentamos que nos dijeran un objetivo. Conociendo al personal estaba clara la respuesta: "Gustar lo máximo posible, pasarlo bien y disfrutar en la calle". Para que más.