Iglesia Católica, hermandades y cofradías celebran la festividad de Cristo Rey

Cofradías/Actividades
Imagen de Jesús de la Paz

La iglesia católica, y en especial sus hermandades y cofradías, celebran el domingo 24 de noviembre la festividad de Cristo Rey. Se trata de una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque se viene a celebrar que su Reino es de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. La iglesia a lo largo de los tiempos ha venido anunciando que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace más de dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos. 

Cristo Rey, piedra angular

La Fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de Marzo de 1925. El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey. Con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal, tal como la representaba la primitiva Iglesia, sentado a la derecha del Padre. En la fiesta de Cristo Rey, la iglesia anuncia y celebra que Cristo puede empezar a reinar en los corazones de los cristianos en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida, instaurándolo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente.

Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Desde que los cristianos lo comenzaron han ido realizando un recorrido por la celebración de los diversos momentos que componen el único misterio de Cristo: desde el anuncio de su venida (Adviento), pasando por su nacimiento (Navidad), presentación al mundo (Epifanía) y hasta su muerte y resurrección (Ciclo Pascual). Esta fiesta tiene un sentido escatológico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. La Iglesia anuncia hoy alborozada que “el Cordero degollado”, al entregar su vida “en el altar de la Cruz”, reconquistó con su sangre preciosa toda la creación y se la entregó a su Padre, aunque sólo al final de los tiempos esa “entrega” será plena y definitiva. 

En esta celebración juegan un papel importante las respectivas cofradías como miembros activos de la iglesia. Tienen el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de su afán de existencia como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los devotos, en el seno de sus hogares y en la sociedad en general, para así poder conseguir un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz, la justicia y la salvación eterna de todos los hombres.

Celebración de la festividad en nuestras cofradías

La citada festividad, que se conmemora cada 24 noviembre, cuenta este año con la peculiaridad de coincidir con la clausura del Año de la Fe, una jornada que será especialmente significada para la iglesia católica y para la respectivas cofradías de nuestra ciudad. La Venerable Cofradía Carmelitana de Penitencia y Hermandad de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Paz en su Real y Triunfal Entrada en Jerusalén y Nuestra Señora María Santísima del Amparo ha programado con motivo de la celebración de Cristo Rey y la clausura del Año de la Fe, una serie de actos extraordinarios durante dicha festividad para el mes de noviembre de este año 2013. 

La celebración extraordinaria dio comienzo el pasado lunes con el correspondiente solemne traslado de la Imagen del Señor de la Triunfal Entrada en Jerusalén desde su capilla de la calle Vea Murguía hasta la iglesia del Carmen. Los actos centrales y más relevantes se vendrán celebrando a lo largo de este fin de semana. Tanto en las jornadas de ayer viernes 22 y hoy sábado 23, la imagen está expuesta en besapié. Igualmente, durante la tarde noche de hoy, tendrá lugar el acto de exaltación de la Fe a cargo del P. Carlos Quijano Sánchez, Prior de los Carmelitas y Vicario Parroquial, el cual ha querido basar su exaltación en textos de San Juan de la Cruz. 

Finalmente, como es tradicional cada festividad de Cristo Rey, el domingo 24 tendrá lugar el traslado de vuelta hasta la capilla de Vea Murguía. La jornada comenzara con Eucaristía en el templo del Carmen a las 12.00 horas. Durante la misma tendrá lugar la entrega por parte de la Agrupación Musical 'Los Polillas' de la partitura de la nueva marcha compuesta por Sergio Larrinaga, titulada 'En su trono de Rey'. A la conclusión de la Solemne Eucaristía, tendrá lugar la Solemne Procesión de Cristo Rey con la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Paz, este año de manera novedosa, ya que el recorrido se ampliará hasta llegar al convento de las hermanas de Santa Ángela de la Cruz. El itinerario establecido es el siguiente: Alameda, Fernán Caballero, Enrique de las Marinas, Buenos Aires, San Antonio, Zaragoza (visita a las Hermanas de la Cruz), Benjumeda y Vea Murgía para recogerse en su Capilla-Oratorio. La imagen estará acompañada musicalmente por 'Los Polillas', como viene siendo habitual cada Domingo de Ramos.  La imagen será portada en un pequeño paso, siendo el capataz Francisco Javier Salido

Por otra parte, la Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena celebrará un año más, la Solemnidad de Cristo, Rey del Universo, en su sede canónica de la Iglesia Conventual de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo. En la jornada de hoy sábado, los cofrades de la corporación del Domingo de Ramos llevaran a cabo la celebración de la Solemne Función Principal de Instituto de la Hermandad, siendo oficiada por Rvdo. P. Fray Pascual Saturio Medina, del Orden de Predicadores, Prior del Convento de Santo Domingo y Director Espiritual de eta Sacramental Hermandad; realizando todos los hermanos pública Protestación de Fe en el ofertorio. Así mismo con la Función Principal se dará por clausurado el Año del Cincuentenario Fundacional.

Al término de la misma se celebrará, por las naves del templo, procesión eucarística llevando al Señor bajo palio, haciendo estación en diversos altares del templo, concluyendo con la bendición y reserva de Su Divina Majestad. Igualmente, hasta mañana 24 de noviembre podrá ser venerada en devota ceremonia de besamanos la imagen del titular, Nuestro Padre Jesús del Milagro en la Sagrada Cena, como viene siendo posible desde la jornada de ayer viernes.