Cáritas invirtió en Cádiz más de dos millones de euros en ayudas sociales en 2013

Iglesia/Actividades
La pobreza, un mal endémico

Con motivo de la celebración, el domingo 22 de junio, del Corpus Christi - Día de Caridad y bajo el lema "Construyendo espacios de esperanza", Cáritas Diocesana ofrece a la sociedad información sobre la acción desarrollada a lo largo del año 2013 a favor de los colectivos más vulnerables. En total, los recursos invertidos en la Diócesis de Cádiz y Ceuta en el pasado ejercicio ascienden a 2.376.331 euros. 

En el año 2013, del total de los fondos invertidos, el 53% (1.251.989 euros) se ha destinado a la atención primaria con familias en situación de exclusión social, mientras que un 22% (525.568 euros) se ha destinado a programas dirigidos a colectivos vulnerables (mayores, mujeres, infancia...) y en grave situación de exclusión (personas en situación de sin hogar). Por último, un 12% se aplica en acciones de mejora de la empleabilidad (281.441 euros).

El resto de los recursos se han empleado en la formación del voluntariado y las actividades de comunicación y sensibilización que alcanzan un 6% (150.405 euros) y, finalmente, apenas un 3% (69.539 euros) se destinan a la gestión administrativa.

Junto con las acciones desarrolladas en nuestro territorio diocesano, Cáritas ha mantenido su compromiso con los países del sur y, los recursos que destinó a este programa supusieron en 2013 el 4% de los recursos totales (97.389 euros); concretándose en acciones de educación al desarrollo, comercio justo y campañas de emergencia. 

Los recursos invertidos provienen de las donaciones de entidades públicas y privadas y a las aportaciones de 516 socios. En concreto, un 63% son fondos propios (colectas parroquiales, cuotas de socios y donaciones particulares), un 30% proceden de las administraciones públicas (Fondo Social Europeo, Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales, Junta de Andalucía y Ayuntamientos), un 5% de entidades privadas (fundaciones y entidades bancarias) y un 2% corresponde a las aportaciones condicionadas para la colaboración en campañas de emergencia de los países del sur. 

Estos recursos se han podido dedicar a atender a los sectores más empobrecidos de nuestra sociedad, gracias al trabajo gratuito de más de 850 voluntarios y la actividad de 26 contratados. Gracias a una red parroquial, arciprestal y diocesana, Cáritas ha podido aportar soluciones y oportunidades a las personas expuestas a la pobreza.

A quién se ayuda desde Cáritas

En el año 2013, desde Cáritas se ha atendido a un total de 12.514 personas, de las cuales 1407 son personas en situación de sin hogar y el resto son personas atendidas en los servicios de acogida de las Cáritas parroquiales, los servicios de empleo y en los proyectos de promoción integral. En total los recursos invertidos han incidido sobre un total de 34.728 personas.

El perfil sociodemográfico de las personas que son ayudadas desde Cáritas corresponde a personas de nacionalidad española, en su mayoría mujeres, en edad de trabajar, con mayor presencia entre las edades de 34 a 54 años. Respecto a las personas extranjeras, se encuentran en situación regularizada, con permiso de residencia y de trabajo. Con respecto a la formación son las personas sin estudios o estudios incompletos los más presentes. Si nos fijamos en la situación con respecto al empleo, estamos asistiendo a cambios en los perfiles, a los desempleados de larga duración se le han sumado personas con pérdida del empleo reciente (entre 1 y 2 años y períodos inferiores a 1 año). Igualmente se atiende a personas ocupadas con diversos tipos contratos (jornada parcial o temporal). Son los llamados "trabajadores pobres".

Cuando miramos al tipo de familia de las personas atendidas, nos encontramos que la atención de Cáritas ha sido destinada mayormente a parejas con hijos y a familias monomarentales con hijos. Estas familias son las que tienen una situación más vulnerable, preocupándonos, especialmente, la presencia de población infantil.

La larga duración de la crisis económica ha supuesto el agotamiento de las ayudas y prestaciones sociales, siendo la red familiar la que ha supuesto un elemento clave para contener la pobreza que ha afectado a miles de personas. Del mismo modo, este alargamiento de la crisis está provocando la "cronificación" de la pobreza e intensificando la situación de pobreza de las personas atendidas.

Las ayudas más demandadas a Cáritas en el 2013 siguen siendo, por este orden, alimentación, vivienda y empleo. La mayoría de las personas acogidas han recibido respuestas de alimentación, seguidas de intervenciones sobre la vivienda, el empleo y otros tipos de ayuda como farmacia, desplazamiento y educación. La mayor parte de las respuestas de intervención son del tipo ayudas en especie y económicas. Otras respuestas se corresponden principalmente con acciones de información, orientación y asesoramiento, así como de formación, seguimiento y acompañamiento de procesos personales y familiares.